LA HISTORIA DE UN VOTO,
FOX SEIS AÑOS DESPUÉS

   Incumplimiento de las Promesas , Inseguridad
Anexo  2
 
Con "M" de México

(En proceso de actualización)
 

   Página Principal Regresar Anexo 1 Promesas  10 Compromisos de Fox Mapa del Sitio

 






Autor:
Ing. Manuel Aguirre Botello
Febrero, 2005


 

Eres el visitante:
 
desde Enero de 2005

 

Tu opinión es importante
Manda un mensaje


o haz contacto con:
Ing. M. Aguirre

 

 

  EL GOBIERNO DE FOX,    SEIS AÑOS DESPUÉS, INSEGURIDAD
   COMPETITIVIDAD
   ANTECEDENTES
   REALIDAD ACTUAL
   ENICRIV 2004
   ENCUESTA ICESI 2005
   TABLAS DE INSEGURIDAD
   CONCLUSIONES
   Regresar
   Anexo 1 Promesas
   10 Compromisos de Fox
   Página Principal
   Mapa del Sitio
   Primera Parte 1940-1970
   Segunda Parte 1971-2000
   Tercera Parte, Lo que Pudo Ser
   BUSCADOR DE TEMAS

 

 

SUGERENCIA

Si entras a esta   página después de hacer  una búsqueda en Google o similar, utiliza Ctrl-F para localizar aquí el tema que buscas sin la necesidad de leer el todo el texto. Te ahorrará tiempo y la molestia de saber que el "buscador" pudo haberte conducido erróneamente a este sitio.
Si aún así no encuentras lo que buscas utiliza el:

Buscador de Temas

 

 

 

 

Terminar con la inseguridad, la violencia y el robo.
Ver el texto original de su campaña electoral

Desde mi percepción personal, esta debió ser la más importante de las promesas de campaña de Vicente Fox, pues aunque algunos no estén de acuerdo conmigo, considero que el desarrollo económico de este país habría sido mucho mejor, si tan sólo se hubiese mejorado la seguridad.
No encontré muchas referencias a la seguridad en la página de campaña de Vicente Fox, pero arriba aparece un enlace que conduce a una de sus propuestas  compuesta de 5 puntos, siendo el tercero de ellos el que se titula. Vivir en paz con seguridad y justicia. Este y muchos otros de los puntos que allí se mencionan, es notorio que no se han cumplido.
Si quiere ir directo a las Conclusiones oprima aquí

¿De que manera se refleja la inseguridad en el deterioro económico? Pues basta con observar la tabla que sigue, para darnos cuenta de como nuestro país ha ido perdiendo posiciones en la competitividad mundial. Esta tabla se genera con datos del WEF, World International Forum, con sede en Davos, Suiza y podemos comprobar como de 1996 a 2004, México ha perdido 15 escaños en Competitividad Global.
El Indice de Competitividad Global se determina tras de analizar un sinúmero de factores, pero para dar una idea de que tanto influye la Inseguridad en los resultados, baste con saber que en 2004, México ocupó el sitio 93 (entre 104) en el rubro de "Costo para los negocios por crimen y violencia".

Nota de 2011:
El costo para los negocios por crimen y violencia continuó en aumento y para 2008 México ocupaba el lugar 125 de 134 países, en 2009 ocupó el lugar 124 entre 133 países y para 2010 el lugar 132 entre 139 países. Solamente 7 países se colocan por abajo de México:  Honduras, Colombia, Venezuela, Jamaica, Sud Africa, El Salvador y Guatemala, colocándose al 95% de la tabla, la peor posición de los períodos analizados.
 

Esta situación además de incidir en el crecimiento económico del país, al disminuir las inversiones (nacionales y extranjeras) en nuevas empresas,  se refleja necesariamente en un déficit permanente en la creación de nuevos empleos y por lo mismo propiciar una de las condiciones principales que impulsa el crecimiento de la delincuencia. Un verdadero círculo vicioso, que crece día tras día..

Pero olvidemos por ahora las consecuencias económicas de la inseguridad y hagámonos unas pregunta. ¿De que manera la inseguridad ha modificado nuestra forma de vivir?  ¿Que familia, sobre todo en el Distrito Federal, no ha sido víctima de la inseguridad, por robo, asalto, violación, secuestro o asesinato? Seguramente muy pocas.

Antecedentes.
Al principio decía que para un viejo como yo, es relativamente fácil retroceder varias décadas y escudriñar dentro de sus recuerdos.
No se necesita ser un genio para darse cuenta de que la inseguridad nació, creció y permaneció en nuestra gran ciudad capital. Tampoco se requiere para saber que salvo en algunas regiones fronterizas, la inseguridad en provincia es considerablemente menor que en la zona metropolitana de la Ciudad de México
¿Pero como fue que la ciudad extremadamente segura a la que llegué en 1949, pudo haber cambiado tanto?
Estos son algunos hechos:

  • Al inicio de los años 50, la Ciudad de México estaba invadida de puestos fijos y semifijos en las zonas de La Merced, Lagunilla y Tepito, pero se podía caminar sin peligro por todos los estrechos pasillos que subsistían. No eran las únicas áreas invadidas, pero si las más extensas,  pues los puestos proliferaban en La Vila, Xochimilco y en algunas delegaciones como Tacuba y desde luego sin faltar, la muy famosa avenida de San Juan de Letrán. Digamos que prácticamente lo mismo que se vive en la actualidad
    Sin embargo, la única  precaución necesaria era cuidar la cartera y las plumas fuente. El robo sin violencia y sin que se diera cuenta el ofendido, era todo un arte. En esa época me fue robada la cartera (sin dinero) cuando caminaba por las calles de la Merced, pero nunca supe de que manera, pues no me di cuenta.

  • ¿De que delitos debías de cuidarte? Del que te vendía relojes y joyas falsos, de las estafas con fajos de billetes falsos o que encontrabas tirados en la calle. Todo ello bastante ingenuo y previsible.

  • En los años 50 una mujer sola, podía abordar el autobús urbano de primera clase, a las 11 de la noche en una esquina solitaria, encontrar asiento y llegar tranquilamente a su destino.

  • De igual manera un chamaco de 12 años salir de su casa a las 10 de la noche, tomar un tranvía Atzcapotzalco y trasladarse de Tacuba al Centro, en un vagón semi vacío. Bajarse en la esquina de San Juan de Letrán y Tacuba, caminar, entrar al Correo Central y en la ventanilla nocturna  comprar estampillas  y poner su carta en los buzones que quedaban escondidos bajo las escaleras. Nadie lo molestaba, ni se acercaba a ofrecerle sexo o droga. Sin embargo la zona roja de la ciudad, comercio del sexo, se diseminaba por todas esas calles desde el Correo hasta  Garibaldi,  pero no era peligrosa.

  • A fines de los 50 y durante los 60, la ciudad se transformó, el crecimiento urbano se aceleró, pero también tuvo auge el crecimiento económico, aunque por entonces ya se hablaba mucho de desigualdad en el reparto de la riqueza. Había pobreza como ahora, pero la ciudad continuó siendo segura a pesar de la desigualdad. Se construyeron muchos mercados y desaparecieron los puestos fijos y semifijos apostados en calles y avenidas. El alumbrado público de la ciudad, creció tanto que llegó a ocupar el primer lugar en el Mundo. Desapareció totalmente el ambulantaje de las calles de la ciudad. Todo aquello ayudó considerablemente a mejorar la seguridad.

  • Para 1957 mi antiguo socio y el que esto escribe iniciamos con $1000 un Taller de Embobinado de Motores. El sitio, una de las colonias incrustadas en las cercanías de Tepito, la Colonia Morelos, casi en la esquina de Canal del Norte con Boleo.  Diseñamos una alarma contra robo muy ingeniosa, pero nunca fue necesaria pues jamás fuimos robados, ni asaltados. En los dos locales que tuvimos en esa misma avenida, entre 1957 y 1970, abiertos al público y trabajando incluso por la noche, nunca tuvimos un solo incidente

  • En los años 60, cuando mi esposa y yo salíamos al cine o al teatro, la indicación era: -busca un lugar en la calle, para que no pagues estacionamiento-.. Al regresar bien podíamos caminar un buen tramo a pesar de ser de noche y encontrar sin daño nuestro auto, ni ser asaltados.

  • En esa misma época había robos de casas y comercios, pero se cometían cuando no había gente en su interior. También habría robos de autos y accesorios, pero se cometían sin violencia. No recuerdo que hubiese secuestros en aquellos años.

  • En los inicios del programa 24 Horas de Jacobo Zabludovsky, se dio algo inusitado en México.: un robo de banco. La noticia era de tanta trascendencia que el programa, casi en su totalidad se dedicó a reseñar tan poco usual acontecimiento.

  • Para los años 70, la situación cambió radicalmente, los acontecimientos políticos acabaron por generar la polarización de la Sociedad. Un autoritarismo desbocado del presidente Díaz Ordaz y un gobierno de corte populista con Luis Echeverría, iniciaron el enfrentamiento de los estudiantes con el gobierno y de la clase trabajadora con los empresarios. La época de las guerrillas, secuestros y la inseguridad en las calles había comenzado.

  • Creía, que esto sería una simple percepción de mi parte, pero analizando información de un estudio realizado por el Dr. Pablo Picatto, denominado Estadísticas del Crimen en México y realizado con el apoyo de la Universidad de California en San Diego, encontré una gráfica que muestra claramente las tendencias del delito en la Ciudad de México entre 1926 y 2001. Aunque es posible que las cifras no sean reales, pues están basadas en estadísticas oficiales, la gráfica muestra un descenso sostenido del total de delitos por 100,000 habitantes cometidos entre 1926 y 1970 y tal cual indica mi percepción personal, la gráfica comienza a elevarse a partir de 1971. Tómese en cuenta que la escala vertical es logarítmica, de tal forma que si estuviera en escala decimal se apreciaría una pendiente en ascenso aún más marcada. Véanla a continuación:

  • Efectivamente, al llegar los años 70 la ciudad cambió. No había crecido la pobreza, a la que ahora quieren achacar la inseguridad en que vivimos, por el contrario, en esos años el gobierno de Echeverría hizo subir, por decreto, todos los salarios mínimos y profesionales por encima de la inflación. Véase en este mismo sitio: El Populismo sus Efectos y Consecuencias. Es decir que la gente, por lo general tuvo más dinero, pero sin embargo la inseguridad se acentuó.
    ¿Porqué?
    La posibles razones como mencioné antes, pudieron  ser los enfrentamientos sociales provocados por el discurso político incendiario de aquella época. Continuó además el enfrentamiento estudiantil con el gobierno, que culminó con la represión de junio de 1971, pero también tuvimos el enfrentamiento de empresarios con el gobierno federal y el asesinato en Monterrey de Don Eugenio Garza Sada. símbolo y ejemplo de esfuerzo y trabajo del conglomerado industrial del norte.
    Por si fuera poco el discurso oficial de ataque permanente a los empresarios, acabó por enfrentar a los patrones con sus trabajadores.

  • Decía que Uruchurtu construyó mercados y limpió las calles de comercio ambulante, les dio limpieza e iluminación y por lo mismo alejó vagos y malvivientes de las aceras capitalinas.
    Sin embargo Echeverría dio marcha atrás y una de las razones del incremento de la criminalidad en las calles, fue la creación de los llamados Mercados sobre Ruedas, que más que beneficio trajeron desorden y caos urbano, aparte de promover las ventas de contrabando, marcas piratas y artículos robados. Esta pudo ser una de las primeras razones que detonaron la delincuencia callejera.

  • Paralelo a esto se dio lo inimaginable, las relucientes estaciones del Metro capitalino, que fueron nuestro orgullo por algunos años, acabaron por convertirse también en sitio preferido del comercio informal e ilegal. El problema creció con las grandes estaciones de transferencia y con los paraderos de las rutas alimentadoras de autobuses, que dieron lugar a verdaderos nidos de maleantes en su entorno..

  • La mezcla de ingredientes era perfecta y la inseguridad en las calles ya estaba presente, pero faltaba todavía lo peor: la violencia.

  • En 1975 el que esto escribe fue asaltado con violencia al salir de su oficina. Acostumbraba salir al anochecer y fue agredido con un  puñal, como dicen ahora, con tan buena suerte que perforaron su brazo y no su pecho, tan solo para llevarse el portafolio y el reloj.

  • Ya antes en 1974, habíamos cerrado la tienda de material eléctrico, con venta al público en horario diurno, precisamente por la inseguridad que rondaba en la zona. Se acuerdan de aquella zona a la que me refería al principio que durante 13 años jamás tuvimos incidente alguno, me refiero a la misma, pero sobre la Avenida Río Consulado. Las cosas habían cambiado demasiado.

  • Para 1983 tuvimos un asalto violento al interior de nuestra propia casa, también por fortuna los vecinos nos habíamos preparado con anticipación y nuestra red de alarma funcionó. Como de película, las patrullas llegaron, fuimos rescatados sin daños y los maleantes fueron detenidos. Pero era ya tiempo de huir de la jungla del asfalto y del horror.

  • Después de 1984, ya no supe más de mi muy querida ciudad, la que me dio todo, cuando era segura, podía caminar tranquilamente por sus calles y no había contaminación.

La realidad actual (2004).
Por la descripción anterior y el deterioro permanente de la seguridad ciudadana no es explicable, ni congruente el porqué ni el Gobierno Federal, ni los Gobiernos Estatales, ni el Gobierno del Distrito Federal  afrontaron esta insostenible situación como PRIORIDAD NÚMERO UNO  de su gobierno y haber iniciado, pero desde el año 2000, no ahora cuando ya es tarde, una Cruzada Nacional contra la Inseguridad  en todas sus vertientes y en todas sus modalidades. Eso simplemente no se hizo, no se ha hecho y la Inseguridad que priva en la capital y en muchas de las poblaciones de este país es en verdad aterradora.

Quisiera decirles, como en otros casos en que nos apoyamos en  las estadísticas oficiales, (miren, dense cuenta de como han ido empeorando las cosas), pero en este capítulo no hay referencias confiables. Vamos, no hay ni siquiera una forma de correlacionar los resultados de las diferentes fuentes, pues cada quién las lleva (y las maquilla) de la forma en que más le conviene. Es por este motivo que opté por no mostrar aquí ningunas cifras oficiales.

¿Y entonces que hacer?
Para nuestra fortuna existen instituciones serias, de la iniciativa privada y ciudadana, que se han preocupado por atender este grave problema, que día tras día pone en riesgo, nuestra vida cotidiana.
Aquí me refiero solo a dos de ellos, al Instituto de Estudios Económicos del Sector Privado que pertenece al Consejo Coordinador Empresarial y  la Coparmex  y  al Instituto Ciudadano de Estudios sobre Inseguridad, por sus siglas ICESI, pues ambos realizan un trabajo estupendo, permanente, independiente y desinteresado.
Aquí y enseguida les quiero mostrar un resumen final del estudio elaborado por el ICESI quién p
or primera ocasión participó (en representación oficial de México) en la Encuesta Internacional sobre Criminalidad y Victimización (ENICRIV) o International Crime Victimization Survey (ICVS) realizada por la ONU en julio de 2004.
Este no es el primer estudio realizado por ICESI, pues a la fecha entre muchos realizados, cuenta con 3 Encuestas realizadas a nivel nacional.
A continuación reproduzco textualmente el resumen publicado por ICESI en relación con los resultados de la encuesta,
ENICRIV, de julio de 2004.


En los últimos 5 años...

  • Más de 30 millones de mexicanos mayores de 18 años fueron víctimas de la delincuencia.

  • La cifra negra de la delincuencia –delitos no denunciados- es de 75%: sólo se denuncia 1 de cada 4 delitos que se cometen.

  • 63% de quienes denunciaron quedaron insatisfechos con la actuación del Ministerio Público porque las autoridades no hicieron lo suficiente, o no se interesaron.

  • 46% de los robos totales se cometieron con violencia

  • Una de cada diez viviendas fue robada. 90 de cada 100 de tales viviendas son casas independientes.

  • 9% de las personas fueron atacadas o amenazadas al menos una vez.

  • Casi en 1 de cada 100 viviendas hubo al menos una víctima de secuestro.

  • 4% de las personas fueron víctimas de ofensas sexuales, de las cuales:  83% son mujeres. • 18% no lo considera un delito. • En 30% de los casos, los agresores son conocidos de las víctimas: • En 4 de cada 10 eran sus parientes y en 1 de cada 4 su ex cónyuge o ex pareja.

  • 1 de cada 3 personas se siente insegura o muy insegura caminando de noche por su colonia o poblado.

  • 40% de la población considera probable o muy probable que alguien robe su vivienda en los próximos 12 meses.

  •  45% opina que la policía actúa mal o muy mal para controlar el delito.

  • Sólo durante 2003, al 12% de la población, alguna autoridad le solicitó un soborno o “mordida” por sus servicios.

  • 92% de las víctimas de soborno no denunciaron el hecho.

Si alguien tuvo a bien revisar el avance de este texto habrá notado que quedó en suspenso desde el mes de agosto, en parte porque quería recordar de que manera fue que la Ciudad de México dejó de ser segura y como y cuando sucedió. Estos recuerdos quedaron insertados dentro de este texto un poco más arriba.
Pero por otra parte quedó en suspenso porque quería agregar los datos de la Tercera Encuesta que a nivel nacional realizó el ICESI en 65,957 viviendas y cuyo levantamiento fue realizado por el INEGI a principios de este mismo año 2005
Recientemente he escuchado fuentes oficiales, sobre todo del Gobierno del Distrito Federal, que ya pretenden descalificar esta encuesta, supuestamente por ser obsoleta. En verdad resulta vergonzoso escuchar este tipo de aseveraciones, pues los datos de la encuesta se levantaron en los primeros meses del año 2005 y se refieren a sucesos reales reportados por los propios involucrados y no precisamente a sus percepciones personales.
No puede haber una encuesta más actualizada, si 2005 apenas termina.
Los resultados del estudio fueron hechos públicos recientemente y pueden consultarse tanto en el sitio web del ICESI en la dirección: http://www.icesi.org.mx/, como en el INEGI en la dirección: www.inegi.gob.mx/

Aunque ICESI nos hace ver que la metodología de las encuestas anteriores a la tercera no es compatible, si resulta interesante comparar la incidencia delictiva (delitos por cada 100,000 habitantes) de la primera encuesta, con los resultados de esta tercera encuesta. La razón es sencilla, en todos los casos e independientemente de la metodología no ha habido disminución alguna en el período 2001-2004, salvo en el caso del Estado de Chiapas.
Vean la tabla a continuación:


La tabla anterior nos confirma a través de los resultados de la Tercera Encuesta del ICESI, lo que todos sabemos, es decir que en realidad no se han obtenido avances significativos en la lucha contra la inseguridad:
Sin hablar de porcentajes dado que los resultados no son compatibles, no se muestra reducción del índice delictivo en ninguna de las entidades federativas, excepto Chiapas.
Otra reflexión que cabe mencionar y que confirma mi percepción:
No se debe achacar la inseguridad nacional a la pobreza de un gran sector de nuestro pueblo, los índices más bajos se dan en Chiapas, uno de los estados más pobres del país, por el contrario se debe a  la innegable y claramente visible existencia  del crimen organizado y todos sus vínculos de corrupción.

Pero aún hay más, los resultados que van a ver a continuación, son en verdad sorprendentes, pues posiblemente por primera vez y dada la extensión nacional de la encuesta y el universo de la misma de casi 66,000 viviendas, nos refleja con extrema nitidez la triste realidad que nos suelen ocultar las cifras gubernamentales.
Para que se tenga una idea cabal del gran esfuerzo realizado por estas instituciones (ICESI e INEGI, hoy ambas con absoluta autonomía) baste comentar que las encuestas usualmente realizadas por el diario Reforma y que aportan resultados excelentes, se realizan apenas en 1500 viviendas a nivel nacional, obteniéndose un margen de error de +/- 2.5%.
La magnitud de la encuesta de ICESI - INEGI, nos permite analizar datos fidedignos y confiables de toda la gama de delitos realizados en este país durante 2004, con un margen de error de +/- 1%. Extraordinario,  ¿verdad?

Estos datos en resumen se publican aquí por primera ocasión, dado que INEGI nos permite obtener las bases de datos en formato .dbf, pero sin procesar al detalle y el resumen que nos entregan muestra solamente cifras a nivel nacional.
La tabla que sigue, una vez procesados los datos de INEGI, por quien esto escribe, nos muestra datos más explícitos y por grandes áreas metropolitanas, todas ellas consignadas como zonas de conflicto. Las cifras obtenidas han sido cuidadosamente verificadas y los totales nacionales coinciden con los datos publicados por INEGI. Sin embargo aclaro que aún no han sido publicadas y avaladas oficialmente por ICESI.



La tabla anterior nos muestra de que manera se distribuyen 8 clases distintas de delitos, en las zonas metropolitanas consideradas con mayor incidencia de los mismos en el país. De igual manera se muestra el total del resto del país,  para obtener los totales a nivel nacional y poder cotejarlos con las cifras que publica INEGI en su sitio web.
Sin embargo lo que no se puede determinar es el número de delitos en función de la población de cada una de esas áreas conurbadas, consideradas por la encuesta como zonas de mayor incidencia.
En la tabla que sigue  pretendo mostrarles estos datos, al menos para cuatro de los delitos, que considero son los más preocupantes en la actualidad: Secuestro y secuestro express, Robo de automóvil con y sin violencia, Robo a transeúnte con violencia y Robos de casa habitación, todos ellos en función de la población estimada por CONAPO para 2004, en cada una de las zonas.
Por el contrario de lo que solemos pensar, la zona metropolitana de la Ciudad de México, no ocupa el primer lugar en los 4 tipos de delito y como verán a continuación, el delito de secuestro es más frecuente en Culiacán, Sinaloa, los de robo de auto y robo de casa habitación en Tijuana y en Mexicali respectivamente, ambas ciudades del estado de Baja California y finalmente el robo violento a transeúnte en la Ciudad de México.
En la parte inferior podrán encontrar cifras de incidencia por 100,000 habitantes para el resto del país  y podrán observar que en dichas áreas la incidencia del delito es muy por debajo de la media nacional de cada uno, excepto en robo de viviendas..
Esto que aquí se muestra, es apenas un pequeño avance de las múltiples facetas que puede tener esta versátil encuesta y que estoy cierto que de aquí en adelante servirá de base para poder calificar el trabajo que realizan en pro de la seguridad ciudadana, tanto los municipìos, como los estados y además en las zonas conurbadas, que como sucede en la Ciudad  de México requieren del trabajo conjunto del Estado de México y el Distrito Federal. Finalmente las cifras a nivel nacional nos servirán para efectuar comparaciones con la incidencia del delito en otras naciones.
A pesar de lo poco que pude profundizar en este trabajo, considero que es justo hacer un amplio reconocimiento al ICESI y al INEGI, por tan estupenda, amplia y completa encuesta que han realizado.

Conclusiones
Para concluir el tema de inseguridad solo resta un breve resumen

  1. La inseguridad es una importante razón del deterioro económico que vivimos, que incide en la falta de empleo formal; todo ello motivado por el alto costo que deben pagar las empresas por concepto de seguridad de sus negocios. Esto quiere decir un alto costo en los rubros de seguridad para sus ejecutivos, seguridad dentro de fábricas y oficinas y seguridad en el transporte de las mercancías y valores, esto sin contar las altas primas de los seguros contra robo.
    En este renglón de competitividad México ocupa el sitio 93 entre 104 países.

  2. Los antecedentes reflejan que el origen de la inseguridad en el Distrito Federal, que después se trasladó al resto del país, se remonta a los años 70 del siglo anterior, durante el gobierno de Luis Echeverría. El discurso populista del presidente, enfrentó a trabajadores con empresarios y su falta de tacto hizo crecer el problema de los estudiantes contra el gobierno. Ver los detalles arriba.

  3. Las estadísticas oficiales de las procuradurías y cuerpos policíacos no son confiables, ni congruentes, ni compatibles entre si. Por fortuna las encuestas que realiza el ICESI, ahora con la participación del INEGI, nos han abierto los ojos a la realidad que se vive. Las cifras son verdaderamente alarmantes. Ver las tablas arriba.

  4. No solamente el Gobierno del Presidente Vicente Fox soslayó el problema de la inseguridad, los gobiernos de los estados y del Distrito Federal fracasaron rotundamente en su lucha contra el delito.

  5. Una Cruzada Nacional debió ser la Prioridad Uno desde el inicio del año 2001. Esto nunca se logró.

regresar

 
Regresar al texto de  Seis Años Después.

 

Tu opinión es importante
Manda un mensaje


o haz contacto con:
Ing. M. Aguirre

 
Regresar a
Economía

 
Regresar a MEXICO MAXICO

Ir a la Página Aguirre Botello

 

Derechos de Autor Reservados -
Última revisión: Jueves, 23 Junio 2011.