www.mexicomaxico.org

LA HISTORIA DE UN VOTO ... Y ALGO MAS
Primera Parte: 1940-1970
 
Con "M" de México
   Página Principal Regresar 1971-2000,  2a. Parte  Lo que Pudo Ser, 3a. Parte Mapa del Sitio
 





Autor:
Ing. Manuel Aguirre Botello
Julio, 2000

 

 

Eres el visitante:
 
desde Abril de 2001

 

Tu opinión es importante
Manda un mensaje


o haz contacto con:
Ing. M. Aguirre

 

  HISTORIA DE UN VOTO, Parte 1
  TRIUNFO DE FOX
  AVILA CAMACHO
  ALEMAN VALDÉS
  RUIZ CORTINES
  LOPEZ MATEOS
  DÍAZ ORDAZ
  Segunda Parte 1971-2000
  Tercera Parte, Lo que Pudo Ser
  Última Parte, 6 Años de Fox
  BUSCADOR DE TEMAS

 

 

 

SUGERENCIA

Si entras a esta página después de una búsqueda en Google o similar, utiliza Ctrl-F para localizar aquí el tema que buscas sin la necesidad de leer el todo el texto. Te ahorrará tiempo y la molestia de saber que el "buscador" pudo haberte conducido erróneamente a este sitio.
Si aún así no encuentras lo que buscas utiliza el:

Buscador de Temas

 

 

 

 

REDES SOCIALES
  
 

 

Las primeras dos partes de este trabajo se escribieron en el año 2000 y se dedicaron a mi hija Maribel, con el fin de ayudarle a disipar sus dudas de porqué decidí votar  por Vicente Fox. Sin embargo, su contenido puede también ayudar a muchos jóvenes que no les tocó vivir los períodos sexenales que aquí me permití analizar, de acuerdo a mi muy personal experiencia.

 

Esto es lo que escribí el 3 de mayo del 2000:
El  problema fundamental es que, salvo Rincón Gallardo, pienso que ninguno de los candidatos es un patriota y lo único que buscan es llegar al PODER.
La oposición desea echar fuera al PRI para hacerse del PODER y el PRI solo quiere eternizarse en el PODER.

Lástima pero es la verdad. No confío ni en Fox, ni en Labastida, menos aún en Cuauhtémoc y de Camacho y Muñoz Ledo, no quiero ni pensar y por desgracia el origen del único candidato patriota, Rincón Gallardo, fue el Partido Comunista, por lo cuál no es de mi especial predilección.
Me acuerdo que hace muchos años, mis hijos aún niños, me preguntaban que si era cierto que iba a votar por El Gallito (un Partido minoritario) y yo les decía que sí. Hoy no tengo ni al Gallito.

Esto escribí el 30 de mayo a raíz del famoso PreDebate con Labastida y Cuauhtémoc:
Maribel me decía que respecto a las ya muy próximas elecciones, no criticáramos al testarudo de FOX, que a pesar de su berrinche parece conservar una muy pequeña delantera y pienso que el resultado será muy apretado, quizá entre FOX y LABASTIDA, pero no hay que quitarle la vista al CUAUHTÉMOC, pues viene cerrando muy fuerte.
Aunque no estoy muy convencido por FOX, creo que a este País le hace falta un cambio de Partido y la única opción viable es él, FOX, pues Cárdenas del PRD es nefasto.

Esto escribí al alba del 3 de julio de 2000:
A los que nos tocó vivir y poder recordar desde la época de los años 40, estamos concientes de que lo sucedido el día de HOY, es trascendental en la vida de nuestro País.
Hemos elegido de manera ejemplar a un nuevo presidente de México QUE NO ES DEL PRI, hemos elegido al presidente del HOY..... sigamos su ejemplo y acabemos con el país del MAÑANA.
Hagamos HOY todo lo que nos sea posible, no dejemos para MAÑANA  el esfuerzo y la dedicación que podamos brindar desde el día de HOY.

Ya no más la imagen del indio dormido y recostado en una nopalera y esperando que MAÑANA algo le cayera del cielo. Convirtamos a nuestro país en el país del HOY, como le gusta a FOX.

FELICIDADES MEXICO...

De igual forma debemos reconocerle a un presidente, que nunca se preparó para serlo, el presidente Ernesto Zedillo (único presidente de México que ha egresado del IPN) la enorme visión que tuvo y que permitió que este simbólico cambio tuviera lugar y el tremendo esfuerzo que tuvo que realizar para sacar al país de la peor crisis económica de su historia (crisis que heredó de Salinas) y llevarlo paso a paso hacia la estabilidad.
HOY exportamos más que Corea y España y más que todo el resto de América Latina junta. HOY, gracias a Zedillo iniciamos el libre comercio con la Unión Europea, Israel y el triángulo Centroamericano.

HOY gracias a FOX, México ya nunca será igual.

Como leí por allí, este triunfo se lo debemos a la GENTE JOVEN y uno que otro viejo como yo, se lo debemos a ésta, a la Generación del Internet, innovadora y consciente del futuro radiante que nos espera.

Otra vez.. FELICIDADES MEXICO, FELICIDADES MEXICANOS...

HOY estaremos más juntos que nunca
HOY ... tenemos muchas cosas que hacer.

Nota del 2007:
Es evidente y nadie lo puede negar, que la llegada de Fox significó un cambio trascendental para México, pero también es cierto y nadie lo podrá negar, que Fox no significó la solución de todos nuestros problemas. Mucho habrá que criticarle y también algo habrá que alabarle. Véase en este mismo sitio "Fox 6 años después".

Martes 4 de julio de 2000:
Es muy posible que esa actitud de Fox, aparentemente impertinente, de que el Debate se realizara en la fecha convenida (HOY) y que no quisieran culparlo de haberlo rehuido; por el contrario de lo que muchos creyeron le atrajo miles y miles de votos, entre todos ellos el mío...

Si antes estaba indeciso, en ese momento pensé que quizá fuera la mejor opción.

Después, la campaña orquestada del PRD y del PRI, para desprestigiarlo, acabó de convencerme.

Pero esta es una larga historia que se remonta al año de 1943 y habré de contárselas poco a poco.

AVILA CAMACHO 1940-1946.-
Mi primer contacto visual con un presidente de la república (en realidad fueron dos presidentes) fue en la ciudad de Monterrey en el año de 1943.

Trepado en una reja me tocó ver pasar en un carro descubierto de color negro a dos presidentes, Manuel Avila Camacho de México y Franklin Delano Roosvelt de los Estados Unidos de América.

Tenía 8 años de edad y debo haber ido con Papá, pero lo recuerdo muy bien y solo fue un instante.

Fue un hecho histórico, durante la Segunda Guerra Mundial, Roosvelt vino a México para negociar con el Gral. Manuel Avila Camacho varios asuntos clave en aquel entonces, como era el petróleo mexicano, que su predecesor Lázaro Cárdenas había atinadamente expropiado en 1938, la entrada simbólica de México al lado de los países aliados a la II Guerra Mundial y créditos y renegociación de la deuda externa mexicana, que fueron de gran beneficio para el país y que lo sacaron del terrible bache en que lo dejó Don Lázaro, con sus doctrinas socialistas.

Claro que eso no lo comprendía entonces, pero supe de esa manera lo que significaba la figura presidencial, había mucha gente en las calles que vitoreaba y aplaudía a los dos presidentes.


ALEMAN VALDÉS 1946-1952.-
A la salida de Avila Camacho, llegó Miguel Alemán y ya he narrado en el escrito de Puebla Monumental, algunos recuerdos de su campaña presidencial.

Pero ya viviendo en Nogal 53 en México y a raíz del gasto desordenado de los fondos públicos fui testigo por primera vez, de lo que la gente llamaba:  la Devaluación de la moneda.

Esto que debió ser en 1948, llevó el Dólar que valía entonces $4.85 pesos, hasta $6.25 o $6.35 pesos, es decir se dio una devaluación del orden del 30%, entrando el tipo de cambio en una etapa de "flotación" ( igual que ahora), al haberse retirado el Banco de México del mercado.

El peso continuó su caída al darse la clásica fuga de capitales y el tipo de cambio vino a estabilizarse para 1949 en  $8.65 pesos por dólar.

La gente estaba furiosa, el periodista Pinó DeSandoval sacó a la luz un periódico opositor al régimen que se llamaba PRESENTE y todo mundo lo compraba, incluyendo a Papá, para poder leer las críticas y acusaciones a Miguel Alemán.

Poco duró el gusto, pues Alemán mandó clausurar el sitio donde se imprimía aquel semanario y claro, dejó de darle papel para que se imprimiera, pues el Gobierno tenía una empresa, PIPSA, que controlaba toda la venta de papel para periódico. La dictadura era perfecta.

Por entonces Agustín Lara había compuesto un chotís denominado "Madrid", que se hizo famoso incluso en España. La gente para desahogarse le cambió la letra y recuerdo que decía algo así:

"Miguel, Miguel, Miguel, en México se piensa mucho en ti..., por el bajón que ha dado la moneda, por tantas COSAS BUENAS QUE DESEAMOS PARA TI....... y vas a ver lo que es canela fina, armar la TREMOLINA, si continuamos así ....."

Tiempo después Miguel Alemán se sacaría la espina e iniciaría una etapa de expansión económica que realmente fue el principio del México moderno que hoy vivimos. Presas, carreteras como la Panamericana desde Cd. Juárez a El Ocotal en Chiapas, ferrocarriles, televisión, desarrollo de la Zona Industrial de Tlanepantla, el Centro Urbano Miguel Alemán, el Centro SCOP, la construcción de la autopista a Cuernavaca, el desarrollo turístico de Acapulco y la majestuosa Ciudad Universitaria, fueron algunos de sus más importantes legados.

El gasto desordenado y la ayuda desmedida a sus amigos fue el sello de su mandato y por lo tanto la inflación tuvo altibajos importantes, sobre todo  en 1951 que llegó hasta el  24%.

Para ese entonces, 1948, tenía 13 años y por lo mismo no me importaba mucho, mejor digamos que nada, si nuestra moneda o la inflación subía o bajaba, pues la verdad no traía ni un quinto en la bolsa, salvo mi abono del tranvía del cual ya he comentado antes.

En la casa sin embargo, las cosas no debieron ser iguales, dado que la inflación (palabra desconocida entonces por el grueso de la población) acumulada en el período sexenal de Miguel Alemán fue del 73%, mientras que el incremento de salario nominal mensual que tuvo Papá entre 1947 que era de $521.20 y hasta 1952 que era de $718.00, apenas llegó a un 37%.  Ello obligaba a que trabajara tiempo extraordinario por las tardes y durante bastantes años.

RUIZ CORTINES 1952-1958.-
La llegada de don Adolfo Ruiz Cortines a la Presidencia de acuerdo con las prácticas de aquella época, fue por discrepancias entre los "Notables" que reunidos solían decidir quién habría de suceder a Miguel Alemán en el poder. Comentaba Papá que hubo discrepancias entre los ex-presidentes y Miguel Alemán y para evitar el choque optaron mejor por Don Adolfo.

Recuérdese que ya he comentado que el "gallo" de Alemán era su paisano Fernando Casas Alemán, que ya para entonces tenía hasta la propaganda electoral impresa, dando por un hecho que él sería el "bueno".

Parece ser que Lázaro Cárdenas se inclinaba por el Gral. Henríquez Guzmán y de allí la elección de un candidato neutral.

El PRI nombró su candidato a don Adolfo Ruiz Cortines (El viejito, como le decía la gente) y una Coalición de izquierda el FPP, encabezado por Lombardo Toledano, Cándido Aguilar y otros nombraron a Henríquez Guzmán como su candidato, el PAN lanzó a Efraín González Luna.

Una gráfica muy buena que publicó el periódico Reforma en días pasados, les permite apreciar la participación de la oposición en las elecciones presidenciales desde 1929 hasta 1994 y a la cual le he agregado, mas bien parchado pues lo hice de prisa, los datos correspondientes a la elección del 2000. Allí pueden observar claramente la fuerte pugna por el poder en las elecciones de julio de 1951, entre el FPP y el PRI, pues aunque Don Adolfo "ganó" con un 74% de los votos la oposición sumó más del 25%, porcentaje bastante alto si se compara con otros sexenios.

No todo paró allí, pues al día siguiente de las elecciones el lunes 7 de julio de 1951, los partidarios del FPP, Federación de Partidos del Pueblo se reunieron en el Hemiciclo de Juárez para celebrar la Fiesta de la Victoria de Henríquez Guzmán y de allí continuar la manifestación rumbo al Zócalo, por Av. Juárez y Madero.  Una fuerte represión de los granaderos usando gases lacrimógenos y vehículos del ejército disolvió a los manifestantes, no sin el susto y la crítica de todos los ciudadanos que accidentalmente circulaban por esas calles y que fueron vejados y golpeados por igual.

En lo personal recuerdo esos hechos y aunque no estuve allí, fue muy criticada la intervención de las fuerzas represivas.

Para entonces tenía 16 años y lógicamente todavía no votaba, había terminado mi Prevocacional (secundaria) y estudiaba ya el primer año de Vocacional (prepa), tampoco me daba cuenta ni entendía nada de aquellos asuntos políticos, solamente escuchaba los comentarios de Papá cuando platicaba con otros parientes.  Mi educación prominentemente técnica me alejaba de manera absoluta del Humanismo, mi mente estaba saturada de procedimientos matemáticos para resolver ecuaciones diferenciales o de integración, complicados dibujos de geometría descriptiva y claro mi más cara ilusión de terminar pronto la que sería mi carrera de Ingeniero Electricista. Prefería desde luego irme a ver los juegos de fútbol americano, que enterarme de la vida política y el desempeño del "viejito" Ruiz Cortines.

Pero al menos y también gracias a la costumbre de mi papá de leer el periódico diariamente, me mantenía informado de los grandes encabezados a 8 columnas en los cuales generalmente se apoyaba de manera absoluta la política del régimen.

En cierta forma considero que el gobierno de Ruiz Cortines no fue malo y aunque me daban mucha risa, algunas de sus propuestas nacionales, como aquella muy famosa de la "Marcha hacia el Mar" en la que imaginaba al "viejito" encabezando a todo su equipo y "caminando" sobre las olas rumbo hacia el mar, en el fondo comprendía lo valioso que habría sido, si ese programa se hubiese vuelto realidad y no hubiese quedado como un simple y llano alarde publicitario.

Se dice que Ruiz Cortines logró meter orden en el gasto público y creo que fue verdad, pero el eterno pero, a él y a su gobierno debemos otra de las funestas devaluaciones de la moneda nacional, sobre todo por lo absurda y brusca que fue y por la mala fe con que fue planeada.

El primer año de Don Adolfo, según lo he podido leer en el reciente libro que publicó don Antonio Ortiz Mena y que se llama "Desarrollo Estabilizador, reflexiones sobre una época", fue una año de estancamiento económico, muy bajo el crecimiento del Producto Interno Bruto y algo insólito, ¡una  inflación negativa!

Es decir en 1953 tuvimos Deflación, los precios bajaron 1.9 %, pero la economía solo creció un 0.3%.

El tipo de cambio estaba firme en $ 8.65 y el gobierno en si no tenía ninguna presión devaluatoria, pero el gabinete económico y el presidente de la república, tuvieron la genial idea de que con una devaluación de $8.65 a $12.50 pesos por dólar, se le daría un tremendo "chicotazo" a la economía (palabras textuales del entonces secretario de Hacienda, don Antonio Carrillo Flores) y vaya que tuvo razón...  la fuga de capitales fue tremenda y las reservas del Banco de México se redujeron a la mitad.

La parte más triste de este asunto fue que todo se planeó de manera secreta, e incluso al resto del gabinete se le hizo creer que la situación del país era muy buena, los periódicos difundieron los boletines de prensa en dicho sentido y cuando todo mundo pensaba que el país marchaba por el camino correcto y había que tener confianza... "zácatelas" el 17 de abril de 1954, en pleno "sábado de Gloria", el gobierno anunció la devaluación a $12.50.

La supuesta ventaja de encarecer las importaciones y abaratar las exportaciones, nadie la entendió, creó más desconfianza y la gente siguió comprando dólares caros, haciendo bajar drásticamente las muy exiguas reservas de aquel entonces.

El trauma del "sábado de Gloria", quedaría marcado en la mente de todos los sectores de la población, aquel engaño, aquella mala fe con la que se actuó, perduró y causó desconfianza hasta nuestros días. Considero que fue un tremendo error de Don Adolfo, haber devaluado de manera brusca y sorpresiva.

Sin embargo los resultados finales de Don Adolfo le fueron favorables, hizo crecer la economía durante su sexenio en un 48.7%, mantuvo el tipo de cambio estable en $12.50 en los siguientes 5 años de su gobierno y mantuvo las finanzas públicas en equilibrio, obteniendo un superávit en la relación Ingreso-Gasto en todos los años.

Y bueno dirán ustedes y en la casa que sucedía como iban las finanzas familiares, es evidente que no tan mal, veamos: Papá se jubiló como empleado federal con 30 años de servicios en 1957 y tenía entonces como jefe de oficina un sueldo de $990, que comparado con $718 que ganaba al inicio del sexenio representan un incremento del 38% en el sexenio, mientras que la inflación acumulada en el período de don Adolfo Ruiz Cortines fue del 39.3%. Digamos que a pesar de la devaluación del 54, salieron tablas.

Para entonces en 1958 cuando terminó Ruiz Cortines, además de que Papá trabajaba siempre por las tardes para mejorar sus ingresos, tanto mi hermana Elsa como mi hermana Chela ya trabajaban también y ayudaban y complacían sobre todo a mamá y algunas veces también al que esto escribe regalándole ropa y otras cosas.

Para mí, aquella etapa sexenal de Don Adolfo había representado la conclusión de mi carrera de Ingeniero  Electricista en la más prestigiada escuela del país, la ESIME, (que se decía entonces era la mejor escuela superior del Instituto Politécnico Nacional), a los 21 años de edad y con un bastante buen promedio de calificaciones. Lo más valioso de todo era que no me había costado, aparte de mi esfuerzo personal, absolutamente nada. La cuota simbólica y además voluntaria era de solamente $ 50.00 ¡anuales!

Por si esto fuera poco, desde antes de salir de la escuela ya teníamos varias ofertas de trabajo y a mi se me ofreció una beca para estudiar en el extranjero (donde yo quisiera), que me vi precisado a rechazar. La verdad es que tenía mucha fe y esperanza en lo que podría lograr si me quedaba aquí y por otra parte sentía que el esfuerzo desarrollado por mi padre había sido muy grande y era la hora que debía empezar a retribuirle un poco de todo lo que él me dio.

Entonces no era tan difícil poner un "Changarro" como dice ahora Fox y un par de recién salidos ingenieros de la ESIME, el que esto escribe y Mario Ramírez, con la ayuda de un excelente administrador recién jubilado del gobierno federal, mi papá y que además no nos cobraba nada por sus servicios, fundamos a principios de 1957 lo que sería la base de nuestro futuro negocio y que entonces solamente se dedicaba a la reparación de motores eléctricos, nuestro querido TALLER ELECTRICO MYM, del cual aunque muy pequeño estábamos muy orgullosos. Pero esta es otra historia y solo baste decir que la estabilidad del país y la seguridad que existía aún en la Colonia Maza, Avenida Canal del Norte,  donde lo pusimos era en verdad increíble si se compara con la actual.

Entre los hombres del gabinete de don Adolfo Ruiz Cortines, había dos que pasaron a la historia como muy buenos funcionarios públicos: don Antonio Ortiz Mena, que ocupaba la Dirección del IMSS y don Ernesto P. Uruchurtu que ocupaba el puesto de Regente del Distrito Federal.

De Ortiz Mena hablaremos después, pero permítanme decirles que a Uruchurtu tenemos que reconocerle que en esos seis años de su primer gobierno de la ciudad de México, verdaderamente le cambió la fisonomía, pues construyó el Nuevo Rastro y Frigorífico de Ferrería, el Nuevo Mercado de La Merced, los Mercados de La Lagunilla y un gran número de Mercados de Zona que erradicaron totalmente el ambulantaje que proliferaba por todas las calles de la ciudad, con el consiguiente mal aspecto e insalubridad que hasta entonces teníamos que padecer. El cambio de la ciudad fue tan radical que Don Ernesto dejó huella imperecedera en nuestros recuerdos, pues nos enseñó de que manera se deben administrar los recursos, escasos recursos, de la gran ciudad para hacerla lucir como nunca, entre bellos camellones cubiertos de dalias y fuentes de agua cristalina en la mayoría de los parques.

Es evidente que Don Ernesto no tenía que salir en la televisión diciéndonos como ahora "Para una gran ciudad, grandes BABOSADAS",  las obras y la limpieza estaban a la vista de todos y muchas otras que no se veían tanto como la limpieza del alcantarillado se hacían de manera programada para tratar de evitar las inundaciones en épocas de lluvias.

Siento que todos los ciudadanos estábamos muy contentos y orgullosos de él.


Al "viejito" Ruiz Cortines, decía mi papá que su médico de cabecera, que en este momento no recuerdo su nombre, le había inyectado "glándulas de mono", porque el señor salió mas rejuvenecido que cuando entró, pero lo que yo pienso más importante al término de su mandato, fue que entregó una economía bastante sana a su sucesor y un país estable. Por otra parte una vez que salió del gobierno el señor continuó con su vida habitual y era frecuente encontrarlo jugando dominó en el Café de la Parroquia de Veracruz, su estado natal.

LOPEZ MATEOS 1958-1964.-
Para fines del 57, ya Don Adolfo habría elegido a su sucesor. Por primera vez en mi vida tendría que salir a votar, pero en verdad en aquel entonces no me causaba mayor emoción, pues se daba por hecho que como de costumbre, el PRI sería el ganador.

La verdadera elección, el famoso "destape"  lo hacía el presidente, que cuando más escucharía la voz de algunos de los ex-presidentes. Para esta ocasión el "viejito" manejó con discreción su elección y para sorpresa de muchos "el tapado" resultó ser nada menos que el Secretario del Trabajo, don Adolfo López Mateos.

Así que una vez conocido el nombre del candidato del PRI, de hecho conocíamos ya el nombre del futuro presidente, pues la oposición era débil. El candidato del PAN fue don Luis H. Alvarez.

No tengo el número de votantes (solo porcentajes) de aquel entonces y mucha gente en realidad votaba por el PRI porque estaban contentos con su desempeño, pero a pesar de la promoción que se le hacía e incluso la amenaza de que si no votabas no podrías salir del país, pienso que el principal ganador de las elecciones era muy seguramente el abstencionismo, es decir la falta de interés por votar.

Como suele suceder el gobierno de Ruiz Cortines encaró un año de elecciones especialmente difícil,  pues en vez de las 100 o 150 huelgas anuales hubo más de 700, provocadas todas ellas por células de agitación del Partido Comunista Mexicano, entre ellas las más inquietantes la de los telegrafistas,  la de los maestros encabezados por Othón Salazar y la de los ferrocarrileros encabezados por Vallejo y Valentín Campa. Esta última tuvo que ser reprimida por la fuerza pública en algunas de sus manifestaciones callejeras.

Diría una mentira si les dijera que recuerdo aquellos movimientos de agitación, pues en esos meses tanto mi amigo Mario como yo, habíamos iniciado una "sociedad estratégica" (como se diría ahora) con una persona muy bien relacionada, de tal manera que pudiéramos tener mejores oportunidades de conseguir contratos de obra eléctrica. Aquello nos daba un mejer ingreso que se aproximaba a los $3000.00 mensuales de aquella época (unos $14,400.00 actuales) y en lo personal había tenido que viajar a Ciudad Obregón, Sonora, sitio en el que entonces teníamos trabajo.

En lo familiar para fines de 58 la situación era bastante buena, mi papá seguía administrando el Taller Eléctrico MyM con muy buenos resultados, pero él prefería no tomar dinero de allí y si reinvertirlo o acumularlo.  Mi hermana Chela seguía trabajando, pero con empleos muy bien remunerados a nivel de secretaria ejecutiva; Elsa ya había contraído matrimonio y yo como dije formaba parte de una sociedad,  ganaba bien y había invertido en el enganche de la que fue nuestra primera casa propia, lo cual liberaba a  Papá de la carga de la renta y algunos gastos como luz y teléfono que yo absorbía. El, continuaba con su pensión del ISSTE que no se había devaluado gracias a los bajos niveles anuales de la inflación.

El 6 de julio de 1958 fueron las elecciones presidenciales en las que Adolfo López Mateos resultó triunfante con un 90.6% de los votos emitidos, mientras que la oposición apenas si logró un 9.3% del total, como muestra la gráfica del periódico Reforma que mencioné párrafos atrás.

La llegada de López Mateos al poder trajo para México el inicio de una muy excepcional etapa de crecimiento económico que después adoptó el nombre de "Desarrollo Estabilizador".

Esta etapa de crecimiento sostenido con bajos niveles de inflación y tipo de cambio estable, fue planeada por el Lic. Antonio Ortiz Mena, quien vino a ocupar el cargo de Secretario de Hacienda. De hecho, ocupaba el cargo de Director del IMSS en el período de Ruiz Cortines y encabezó el equipo de transición entre los dos gobiernos estableciendo las directrices de la macroeconomía del país, para poder prolongar por seis años más, los 5 años de crecimiento estable que había logrado ya el presidente Ruiz Cortines.

Aunque hoy a la distancia pudiera parecer fácil, en realidad no lo era así, pues el entorno internacional en el cuál se desenvolvía la economía de nuestro país no dejaba de ser preocupante.

Para los que no lo saben o no lo recuerden, era una época denominada de "guerra fría" entre las dos grandes potencias mundiales, la URSS en la cúspide de su poderío económico, militar y tecnológico encabezada por Nikita Krushev y los Estados Unidos enfrascados en la polémica guerra de Vietnam,  con la inminente llegada de John F. Kennedy al poder y además con la duda respecto a la superioridad numérica, de entrenamiento y disciplina de los ejércitos rusos sobre los propios.

Aunado a todo esto América vivía con sorpresa la culminación de la Revolución Cubana y el encumbramiento de Fidel Castro como líder moral y hombre fuerte del movimiento. Una política equivocada de los Estados Unidos decidió darle la espalda y negarle la ayuda y reconocimiento que Castro les solicitó en primer término. Kennedy comete otro error y apoya una invasión de Cuba pésimamente planeada y denominada de Bahía de Cochinos, misma que Castro repele con bastante facilidad.

Este hecho en 1961, provoca que Castro vuelva la cara hacia  la URSS y declare que la revolución cubana es de corte comunista e inicia la expropiación de las propiedades de norteamericanos en la Isla.

Si de por sí, México ya había sufrido el embate de los agitadores comunistas incrustados en los grandes sindicatos del país en 1958, López Mateos inicia su mandato e inmediatamente, en enero de 1959,  resurge el movimiento ferrocarrilero declarando un paro nacional y acciones de sabotaje en la operación de los trenes, para lo cuál se ordena la intervención del ejército y la detención y encarcelamiento de los lideres Campa y Vallejo y la expulsión del país de dos funcionarios de la Embajada de la URSS en México.

Al llegar Castro al poder y declararse comunista, pide Estados Unidos que todos los gobiernos de América Latina rompan relaciones con Cuba, pero México es el único país que no lo acepta y no solo continúa las relaciones sino que mantiene en operación la única ruta aérea que comunica Cuba con el continente americano, mediante los vuelos de Mexicana de Aviación.

Por si fuese poco, diputados y senadores hacen declaraciones en el sentido de que México es un país de "izquierda", Corona del Rosal pretende corregir y dice que de "atinada izquierda"  y para rematar López Mateos declara que es de "extrema izquierda, pero dentro de la Constitución".

Tiempo después López Mateos decide nacionalizar la Industria Eléctrica, liquidando a los inversionistas extranjeros, principalmente a los de la Cía. de Luz y Fuerza del Centro que de manera privada abastecía toda la parte central del país, por cierto a una frecuencia distinta del resto, pues era de 50 ciclos / segundo.

Debe de resultar muy claro al que lea estas líneas, que todas estas señales enviadas por el gobierno eran totalmente contradictorias con la política económica de estabilidad que pretendía ponerse en marcha, pero que por fortuna don Antonio Ortiz Mena pudo contrarrestarlas y evitar así que los inversionistas extranjeros y nacionales retiraran sus capitales del país y pudieran provocar una devaluación brusca de la moneda y que de hecho era lo que pretendían los agitadores comunistas apoyados por la URSS.

La disciplina férrea en el gasto público de Don Antonio, permite que el país siga creciendo, pero sin endeudarse de manera excesiva y manteniendo la inflación con niveles realmente bajos durante todo el período sexenal y además el tipo de cambio permanece sin cambio.

Los resultados globales del sexenio fueron 47.8% de crecimiento, es decir un aumento del PIB del 6.73% anual promedio, inflación acumulada en los 6 años de 14%, lo que significa ¡apenas un 2.28% ANUAL!

El tipo de cambio se mantiene fijo durante los 6 años en $12.50 por dólar y el endeudamiento externo al final del sexenio, 1964, alcanza la suma de 1723 millones de dólares equivalente a menos del 8% del PIB del mismo año. El déficit del gasto público federal promedio anual en el sexenio es de 1.45%.

El presidente López Mateos da un impulso grande al IMSS que construye clínicas, hospitales, casas de la asegurada, centros deportivos, teatros y guarderías en todo el país, unidades habitacionales como la de Santa Fe y la Unidad Independencia y además el Centro Vacacional de Oaxtepec y la terminación y puesta en marcha del grandioso Centro Médico Nacional.

El Banco de Obras Públicas y el ISSTE construyen el Centro Urbano de Nonoalco-Tlatelolco, que en su tiempo podía alojar dentro la población total de la ciudad de Querétaro.

La CFE construye,  entre otras, la gran planta hidroeléctrica de Infiernillo, en su tiempo de las más grandes de Latinoamérica y las redes de transmisión de alto voltaje para abastecer el centro del país. La nacionalización de la industria permite que el gobierno llegue con las redes de distribución eléctrica hasta los poblados más pequeños, mismos que la iniciativa privada no quería abastecer.

PEMEX construye la nueva refinería de Ciudad Madero y amplía otras como la de Salamanca.

Se construyen las autopistas de 4 carriles de Puebla y de Teotihuacan, se amplía a 4 carriles la carretera directa México-Querétaro, se construye la carretera directa Querétaro-Celaya y se ponen en servicio los transbordadores entre Mazatlán y La Paz en Baja California.

A través de la Secretaría de Educación, López Mateos da su apoyo absoluto a la construcción de la Unidad Profesional del IPN en Zacatenco adonde se trasladan la ESIME y sus Laboratorios, con esto se celebra el 25 Aniversario de la fundación del Instituto y el presidente López Mateos en su último año de gobierno, asiste (único que lo ha hecho) a un juego Poli-Universidad en C.U. en donde recibe, ¡de ambas tribunas! una de las más calurosas bienvenidas que me haya tocado presenciar, para después dar la patada simbólica del inicio del juego.

 
don Ernesto P. Uruchurtu permanece por otros 6 años en el puesto de Regente de la Ciudad de México y continúa su magna obra, principalmente con la construcción de importantes obras viales como la terminación del Viaducto Miguel Alemán, la vía rápida sobre Calzada de Tlalpan y el primer tramo del Anillo Periférico. La ciudad de México se convierte en la mejor iluminada del mundo de acuerdo con el número de unidades instaladas y la calidad de las mismas que se substituyen por lámparas de vapor de mercurio y fluorescentes de alta potencia. Se construye la ampliación de Chapultepec y el parque de diversiones.

El Arq. Ramírez Vásquez proyecta y construye el nuevo Museo de Nacional de Antropología de Chapultepec, reconocido entre los mejores del mundo en su época.

A don Adolfo López Mateos, la gente dio por llamarlo "López Paseos" pues se dio tiempo para establecer extraordinarias relaciones con los principales mandatarios del mundo, viajando por Norteamérica, Europa, Sudamérica y el Oriente. Igualmente a México llegaron los estadistas más importantes de la época como fueron John F. Kennedy y su esposa Jackie que recibieron apoteótica recepción y después el Gral. Charles De Gualle de Francia.

México con todo esto, logra conseguir la sede de los Juegos Olímpicos de la XIX Olimpiada y a la vez de la Copa Mundial de Fútbol Mexico70.

Después de todo esto ya sabrán quién ha sido mi presidente favorito.

La ruta de México parecía luminosa y esperanzadora.

En verdad que vivir así era maravilloso, pues aparte de haber condiciones para prosperar, había estabilidad económica y una absoluta seguridad en las calles, los negocios, las casas y las carreteras.

La asociación "estratégica" de las dos "emes", Mario y Manuel, con el Sr. Francisco D'Santiago, finalmente fracasa a fines de 1959 y ambos regresamos a lo que realmente era nuestro negocio al Taller Eléctrico MyM. Para 1960 cambiamos domicilio a Canal del Norte 262 y allí en un tapanco de 6 x 6 metros instalamos nuestras flamantes oficinas entre penetrantes humos y olores del taller.

Claro que había mucho contraste si las comparábamos con las de Bajío 335, 5o. piso que antes ocupábamos, pero al menos acá lo sentíamos más nuestro y sobre todo más real. Allí en ese tapanco estuvo mi oficina por 11 años.

A pesar del auge del país, para nosotros el momento era crítico, pero por fortuna no desesperado pues había mucho trabajo.

Un subcontrato de la instalación eléctrica a prueba de explosión de la Planta ME, Desintegradora Catalítica de la nueva Refinería de Ciudad Madero nos permite que Mario se vaya a realizarlo y permanezca  por más de un año,  al ampliarse con la instalación de la Planta MQ, de Tetrámeros.

Para mí, el inicio de 1960 no fue tan sencillo,  pero un buen día todo cambió...

Mientras tanto y antes de continuar el relato, que desde luego trataré de sintetizar lo más posible, creo estar seguro de que si alguno de ustedes y a pesar del aburrimiento, haya logrado llegar hasta aquí, habrá empezado a captar cuál es la idea que trato de transmitir a la gente joven que no vivió en aquellos días o a los que de plano los han olvidado y es en el sentido de que, al menos desde mi punto de vista, los gobiernos del PRI no siempre fueron una mala opción. De hecho hubimos muchos que así llegamos a pensarlo  por muchos años.

Pero veamos que sucedió, Mario se había llevado a Cd. Madero todo, es decir personal, equipo y herramientas, al quedarme en México la idea era conseguir algo que hacer y por fortuna un buen día como dije arriba y a raíz de haber presentado un presupuesto, el Sr. don Luis González Díez, sobrino de don Pablo Díez fundador del Grupo Modelo (hoy la empresa número 18 entre las 500 más grandes de México), pidió que fuera a platicar con él. El era el Director de la empresa Empaques de Cartón United, que estaba allí apenas a 3 cuadras del sitio donde ahora teníamos la oficina y el taller de embobinado.

La nueva planta Empaques Modernos San Pablo, estaba en construcción y era ya el momento de iniciar las instalaciones eléctricas, es una gran verdad que nunca imaginé que aquella breve entrevista con Don Luis pudiese haber tenido tal trascendencia en mi vida.

El era el ejecutivo joven, con ideas innovadoras y con suficiente preparación, que desarrollaba un proyecto paralelo al crecimiento de la Cervecería, se requería una mayor producción de cajas de cartón corrugado y la nueva planta tenía ese fin.

Aunque nunca conocí a don Pablo Díez, se decía que como no había tenido hijos, tanto Don Luis y después Don Pablo que vino de España, eran sus sobrinos consentidos de aquellas ya muy lejanas épocas.

Así que cuando entré a su oficina, nada especial, austera como era lo usual de entonces, me pidió que me sentara, me miró (yo tenía 25 años) y me dijo "Bueno, pues que he estado viendo tu presupuesto, pero está un poco caro".

No imaginaba siquiera que durante 25 años que trabajé para el Grupo y en boca de varios ejecutivos iba a escuchar esas mismas palabras repetidamente.

Yo le dije que mi presupuesto estaba desglosado y que me dijera por favor en que estaba caro y el entonces me hizo ver que algunos materiales como el cable de cobre los conseguía a mejor precio.

Como mi actitud era flexible él aceptó darme el trabajo y que ellos me iban a proporcionar los materiales mayores, claro no sin antes solicitar el clásico descuento que siempre fue de un 5%.

Los trabajos se sucedieron uno tras otro a lo largo de aquel año y realizamos todas las instalaciones eléctricas de la nueva planta, mediante un gran esfuerzo y dedicación pues como dije tuve que conseguir personal nuevo y supervisarlo de manera permanente.

A Don Luis ya no tenía que irlo a ver a su oficina, él tenía la costumbre de pasearse por el interior de la planta en construcción a distintas horas del día o de la noche, con las manos cruzadas a la espalda y cuando me encontraba, pues yo estaba allí todo el tiempo, su clásica pregunta era: ¿Cómo vamos? .

En un país estable, había muchas oportunidades de trabajo y era relativamente fácil conseguirlo si brindabas buen servicio, precio, calidad y cumplimiento y esa era la parte que a nosotros nos correspondía hacer. Aquel grupo, Modelo, creció como la espuma y debo haber participado en múltiples trabajos, por lo menos en una veintena de sus plantas en todo el país, hasta el año de 1985 en que vine a radicar a Querétaro.

Un año después, en 1961, algo similar me sucedió en el IMSS, sin padrinos importantes, ni compadrazgos, un jovenzuelo ahora de 26 años fue presentado ante el Sub Director de Construcciones, el Arq. José María Gutiérrez, (el arquitecto Chema) que también en su pequeño y austero cubículo donde trabajaba, volteó a mirarme y dijo: "Esta bien, que le hagan una Orden de Trabajo por $100,000 y que empiece a trabajar"

Salí radiante de felicidad, eran como $450,000.00 actuales y lo que nunca me imaginé es que era solamente el principio. Todavía hoy, me puedo ver caminando por aquel pasillo del 9o. Piso del edificio de Reforma con una sensación de júbilo en mi corazón. Algo bueno estaba pasando.

Era una obra importante, la remodelación de la instalación eléctrica del Hospital de Gineco Obstetricia No. 1, de Gabriel Mancera, entonces conocido como Maternidad No. 1, allí era el principal aeropuerto de arribo de la "cigüeña" con un porcentaje importante de los bebés que llegaban a la ciudad y por lo tanto la obra tenía que hacerse sin interrumpir ningún servicio.

Se suponía que solamente íbamos a realizar algunas reparaciones menores, pero la obra creció y permanecimos allí más de un año ejecutando la remodelación completa  hasta su terminación.

De esa misma manera y con alzas y bajas y sin mayores relaciones, hicimos obra eléctrica para el IMSS en cuatro sexenios distintos. Nunca fuimos una gran empresa, pero siempre tuvimos el trabajo suficiente y necesario para el cual podíamos garantizar una buena atención personal. 

México crecía con rapidez, había problemas es cierto y entre otros a mí me parecía absurdo que no fuera posible importar equipo especial que en realidad no se fabricaba en México, pero que algunas empresas y con pésima calidad decían fabricarlo. Eso, que se denominaba pomposamente la "substitución de importaciones" era uno de los puntos débiles del "Desarrollo Estabilizador". Se pensaba que protegiendo a las pequeñas empresas mexicanas de la competencia exterior sería más fácil garantizar su supervivencia y disminuir la salida de divisas por concepto de importaciones.  Era evidente que no era la solución, pues sin competencia exterior, la calidad de los productos nacionales, salvo algunas excepciones,  era en verdad muy baja y además los precios muy altos.

Pero a pesar de aquello, la estabilidad económica del país le brindaba a pequeñas empresas como la nuestra, los "changarros" como dice Fox, la posibilidad de desenvolverse con pocos riesgos, pues los salarios mínimos se actualizaban cada dos años e igual cosa sucedía con las listas de precios de los fabricantes. Podías dar tu presupuesto y ejecutar el trabajo sin preocupación, sabiendo que la inflación no excedería de un 2 a 3 porciento en el año y el tipo de cambio estaría fijo en $12.50.

Otra maravilla de la época, era que la empresa, por ser de la rama de la construcción, pagaba un impuesto sobre la renta en base a un porcentaje del 3% sobre los ingresos totales y "san se acabó". No había cálculos complicados, ni obligación de llevar libros ni monsergas, solamente pagar un 3% de impuesto al fisco sobre lo que facturabas, presentando declaraciones mensuales. También aparte se pagaba un 4% sobre ingresos mercantiles que se incluía en la factura y se cobraba al cliente. Cuándo lo veo en retrospectiva no lo puedo creer, ¡era tan sencillo!.



López Mateos terminó su mandato en 1964.

Ya casado y con dos hijos (Maribel tenía menos de 2 meses) me quedé en la casa para ver por la televisión su último informe de gobierno y en verdad me sentía contento y orgulloso de saber que la economía del país crecía a un impresionante 11.7% en ese año y aunque la inflación andaba en en un "altísimo" 4.5%  ¡ANUAL! Las expectativas para el futuro gobierno eran buenas y no había peligro de turbulencias o devaluaciones pues nuestro peso ya se  consideraba en el medio internacional como una divisa fuerte.

DIAZ ORDAZ 1964-1970.-
El sucesor don Gustavo Díaz Ordaz, no era simpático, era un poblano dientón y feo, a mí en lo personal no me agradaba mucho su presencia, pero cuando había tenido la oportunidad de escuchar sus discursos de campaña me había dado cuenta de que Dios nunca se olvida de ninguno de nosotros y a él,  a Don Gustavo, le había dado una voz fuerte y sonora que aunaba con impresionantes dotes de orador, manteniendo así la atención de quién lo escuchaba.

Según nos muestra la gráfica de Reforma,  Díaz Ordáz ganó su elección con un 88.6% de los votos y apenas un 11% de la oposición. Claro y como dije antes, había poco interés por votar y seguramente que el gran ganador seguía siendo el abstencionismo.

Pero como ya llevábamos un buen trecho, 11 años, sin sobresaltos, ni devaluaciones, no era tan importante quién gobernara si se mantenían las condiciones adecuadas para el crecimiento del país y todo indicaba, además, que así seguiría siendo. Al menos eso creíamos todos...

Don Gustavo tuvo varios aciertos en la selección de su gabinete, pero para mí lo fundamental era que repetía en la Secretaría de Hacienda, uno de los hombres mas reconocidos y que había demostrado habilidad para conservar la estabilidad del país en el sexenio anterior, aún a pesar de los devaneos de la "atinada izquierda", me refiero a Don Antonio Ortiz Mena.

De igual manera Don Gustavo dejó al "Regente de Hierro" (Dick Tracy como ya lo conocía toda la población) don Ernesto P. Uruchurtu. ¡Sería su TERCER SEXENIO!

Y al menos durante los 3 primeros años del gobierno de Díaz Ordaz, 1965-1967, las cosas marcharon tan bien como todos habíamos supuesto y el país siguió  creciendo con estabilidad  y con tasas de crecimiento superiores al 6% anual, la inflación controlada por debajo del 3% y el tipo de cambio fijo a $12.50 por dólar.

Nuestro negocio, MyM, siguió adelante pero con algunos cambios, como fue la salida de una de las EMES, mi amigo y socio Mario Ramírez quién decidió dejarlo en 1962. A partir de entonces aunque continuaron las EMES, cambiaron de nombre a Manuel y Manuel, pues como recuerdan mi Papá había iniciado una nueva carrera con nosotros desde 1957 en el Taller Eléctrico. El era un gran administrador del dinero y su ayuda y su disciplina fue fundamental para salir adelante.

En verdad habíamos crecido al ritmo de nuestro país, pero el esfuerzo y el sacrificio también habían sido muy grandes, se había requerido de una disciplina muy estricta en el gasto, si es que deseábamos seguir trabajando para el IMSS y mi amigo Mario no la pudo soportar. Por fortuna nuestra separación fue en extremo amistosa y repartimos todas las cosas a la mitad.

El problema radicaba en que en muchas ocasiones el trámite de pago de una estimación del IMSS duraba hasta ¡NUEVE MESES! y changarros como el nuestro, aunque para entonces ya éramos S.A de C.V, se las veían negras para salir adelante, sobre todo si se toma en cuenta que nuestro negocio, el Taller, se inició con un capital de tan solo $1000.

Para los años de 1961 a 1964 habíamos tenido ingresos promedio de 1.5 millones anuales, equivalentes a unos  7 millones actuales y nos resultaba bastante complicado financiar los trabajos que se ejecutaban para el IMSS.  Para ello  requeríamos reinvertir hasta el último centavo y estirar el crédito que nos daban los proveedores, pues nunca recurrimos a los bancos.

Como olvidar aquellos días de nuestra oficina en el tapanco de Canal del Norte, que con miserables saldos en nuestra cuenta de cheques recibíamos a los que entonces eran representantes, mas que cobradores,  de los proveedores a los que debíamos facturas de materiales eléctricos y con los que llevábamos excelentes relaciones. Ellos comprendían nuestra imposibilidad de pagarles la totalidad de los adeudos. Papá era un excelente conversador y entre pláticas de política, que incluían, desde luego, tratar de adivinar quién sería el próximo "Tapado" del PRI para las siguientes elecciones, distraía la atención de aquellas gentes que terminaban por salir convencidos de abogar por nosotros ante sus jefes, para que nos esperaran un poquito más, hasta que saliera el pago de la próxima estimación del IMSS. 

Como podría olvidar, también, que en aquellos años todo estaba condicionado al IMSS y cuando mi mamá o mi esposa nos preguntaban: -Bueno y esto o aquello, cuando piensas que podremos hacerlo- la contestación siempre era la misma: HASTA QUE PAGUE EL SEGURO...

Lo único que hacía soportable la espera era el hecho de que nuestro dinero no se devaluaba y cuando finalmente lo recibíamos... compraba lo mismo. Todo ello gracias a que Don Antonio, estaba allí en Hacienda, realizando con eficiencia y pulcritud su trabajo.

En 1965, primer año de gobierno de Díaz Ordaz, los ingresos de nuestro negocio se redujeron prácticamente a la mitad, no podía concebir que mi primer hijo Manolito estuviese enfermo y que no tuviera remedio. Fue un golpe terrible y se reflejó claramente en nuestro desempeño. Manolito murió en diciembre de 1965.

La vida tenía que seguir y nuestro país y nuestra empresa siguieron adelante y estables durante 1966 y 1967.

Para 1968 todo parecía ir muy bien, estábamos a la espera de los XIX Juegos Olímpicos y México era el primer país latinoamericano que tendría el honor de organizarlos (de hecho y  a la fecha sigue siendo el único),  hasta que un día del mes de julio de ese año, un grupo reducido de jóvenes estudiantes de la Vocacional 2 del Politécnico tuvieron a bien pelearse a pedradas con los de la Preparatoria Ochoterena, incorporada a la UNAM en las cercanías de la plaza de La Ciudadela. Nadie habría imaginado que aquel incidente callejero desencadenaría un conflicto tan complicado y tan costoso en vidas, que estuvo a punto de causar la cancelación de los Juegos Olímpicos.

Este no es lugar para comentar el conflicto de 1968 en detalle, pero sirva nuevamente para ejemplificar porqué un mal manejo de una situación, al principio muy sencilla, condujo al país al borde de la desestabilización. Díaz Ordaz era un hombre enérgico, pero además obstinado y desde el inicio de su sexenio mostró su actitud autoritaria y cerrada con el conflicto de los médicos que trabajaban para el Seguro Social y Salubridad. Unidos organizaron un movimiento que perseguía como único fin  que les fueran aumentadas sus percepciones. Díaz Ordaz se negó a negociar y sofocó el movimiento con la fuerza pública, hasta nulificarlo sin darle solución.

Había órdenes estrictas de no permitir desordenes callejeros y aquella tarde de julio cuando unos jovenzuelos se peleaban a pedradas por problemas estudiantiles, el presidente estaba fuera de la ciudad y Corona del Rosal que ya era el Regente (Uruchurtu renunció en 1966) ordenó la entrada de los granaderos de la policía, que haciendo lujo de violencia, golpearon a placer a los estudiantes y además penetraron a las escuelas, incluso a la Prepa de la UNAM, por lo cual violaron la autonomía universitaria.

Esta actitud absurda, prendió la chispa, que continuó con posteriores agresiones e invasiones a escuelas de la UNAM, incluyendo después la intervención del ejército para derribar la puerta de la Prepa de San Ildefonso, con un disparo de Bazooka (el famoso Bazookazo).

Eso fue el colmo de la insensatez de Corona del Rosal y de Echeverría, que como Secretario de Gobernación y en ausencia del presidente, fue quién solicitó la entrada del ejército.

Imagínense como fue posible que Díaz Ordaz dos años después lo nombrara candidato a la presidencia por el PRI. En verdad que no lo entiendo... todavía

La testarudez de Ordaz y los errores garrafales del Regente y el Secretario de Gobernación, fueron dejando crecer el conflicto (me parece recordar algo parecido que sucedió en la UNAM hace unos meses, ¿no creen?) hasta llegar a la intervención de la UNAM por el ejército y la terrible matanza de Tlatelolco del 2 de octubre de 1968.

Nuevamente quién se llevó las palmas durante esta crisis fue el Secretario de Hacienda, don Antonio Ortiz Mena, que al igual que lo hizo con López Mateos, sacó adelante la economía del país, a pesar de los graves disturbios y mantuvo la estabilidad en los precios y  el tipo de cambio y por si fuera poco logrando un crecimiento del 8.7 % durante ese año. Tiempo después el presidente reconocería que quién se había hecho merecedor a la mejor medalla durante los Juegos Olímpicos recién terminados, era su inteligente y eficaz Secretario de Hacienda.

Ahora también, ya sabrán quién ha sido mi Secretario de Hacienda favorito, el Lic Antonio Ortiz Mena, que aún vive y tiene ya más de 90 años de edad. Gracias a él México vivió una de las etapas, quizá la más larga, de estabilidad económica. Si a sus 12 años de desempeño en Hacienda, le sumamos 5 años de Ruiz Cortines  y 5 años de Echeverría sin devaluaciones, forman un largo período de 22 años de tipo de cambio fijo y de crecimiento sostenido, aunque la Inflación ya en el período de Echeverría dejó mucho que desear.

IMAGEN HISTÓRICA

La fotografía que se muestra arriba corresponde a una comida servida en Tabasco en marzo de 1963 y con motivo de la celebración del 25o. Aniversario de la Expropiación Petrolera. Durante aquella gira presidencial, por todas las zonas petroleras del país, se reunió el entonces presidente Adolfo López Mateos, con cuatro de los ex presidentes que aún vivían. En la foto frente a la mesa y de izquierda a derecha el ex presidente Adolfo Ruiz Cortines, el ex presidente Lázaro Cárdenas del Río, el entonces presidente Adolfo López Mateos, el ex presidente Abelardo Rodríguez y el ex presidente Miguel Alemán Valdés. En la cabecera izquierda de la mesa se encuentra en entonces gobernador de Tabasco, Carlos A. Madrazo y en la fila detrás de los presidentes está en segundo término el entonces Secretario de Industria y Comercio Raúl Salinas Lozano y en el cuarto sitio el entonces Secretario de Hacienda don Antonio Ortiz Mena. Definitivamente ¡para la historia!
La fuente de esta foto es la Revista Mexicana de la Construcción, No. 102 de marzo de 1963.


 
Ir a la Segunda Parte
Ir a la Tercera Parte, Lo que Pudo Ser
Ir a la Última Parte, 6 Años de Fox

SITIOS AFINES:
Conoce: Portal Aquí Querétaro

Tu opinión es importante
Manda un mensaje


o haz contacto con:
Ing. M. Aguirre

 
 
Regresar a
Economía

 
Regresar a MEXICO MAXICO

Ir a la Página Aguirre Botello

 

Derechos de Autor Reservados -
Última revisión: Lunes, 27 Enero 2014.