www.mexicomaxico.org

A IZTACALCO EN BARCO POR EL CANAL DE LA VIGA
Navegando en barco de vapor, 1850-1890

Con "M" de México
   Página Principal Regresar La Garita del Canal de la Viga  Foto Galería del Canal de la Viga Mapa del Sitio



 MEXICO EN TUS SENTIDOS



Autor:
Ing. Manuel Aguirre Botello
Marzo, 2000

 

 

Eres el visitante:
 
desde Abril de 2001

 

Tu opinión es importante
Manda un mensaje


o haz contacto con:
Ing. M. Aguirre

 

 


CONOCE LA GRAN PANORAMICA DE TENOCHTITLAN EN EL AÑO 1500, OBRA DE TOMAS FILSINGER

 

 

 

Navegando por el Canal de la Viga, en el siglo XIX.

 

Los barcos de vapor

 

Mapa del Canal en el sigloXIX

 

El recorrido y embarcaderos

 

Viajeros ilustres

 

El ocaso y desaparición del canal

 

2a. Parte:  Foto Galería del Canal de la Viga.

 

3a. Parte:  El Paseo y la Garita de la Viga.

 

4a. Parte:  Mapa Interactivo  Canal de la Viga, 1869-2009

 

5a. Parte: Canal de la Viga, Siglo XXI, Club de Patos

 

Ir a Página Principal

 

BUSCADOR DE TEMAS

 

 

SUGERENCIA

Si entras a esta página después de una búsqueda en Google o similar, utiliza Ctrl-F para localizar aquí el tema que buscas sin la necesidad de leer el todo el texto. Te ahorrará tiempo y la molestia de saber que el "buscador" pudo haberte conducido erróneamente a este sitio.

 

REDES SOCIALES
  

 

El Canal de la Viga en el año de 1899, foto atribuida a William Henry Jackson.

Nota:
Este artículo se escribió en el año 2000 con base en la referencia que hace el Tomo II de la Memoria de las Obras del Sistema de Drenaje Profundo del Distrito Federal, así como un artículo publicado en el diario Reforma por Don Alberto Barranco Chavarría y algunas fotografías que obtuve tal cual indican los créditos de cada una y la de los Indios Verdes que aparece en Seis Siglos de Historia Gráfica de México del fotógrafo Gustavo Casasola, que me facilitó el Arquitecto José Luis Sánchez Garza.
Ahora en el año 2009, se hace una corrección en relación con la ubicación de la Garita de la Viga y describe lo que fue llamado Paseo de la Viga, para lo cual se agregó una página adicional denominada El Paseo y la Garita de la Viga


En otro lugar les comentaba que posiblemente México pudiera ser el país de las tragedias y que había muestras de ello a lo largo de toda su historia. Sin embargo y por fortuna, sus habitantes somos también especiales y hemos aprendido a convivir con la tragedia y combinarla muy adecuadamente con el arte de saber disfrutar de la vida.
Los mexicanos somos reconocidos en el mundo entero como muy buenos organizadores de "Fiestas".

Así que por allí del año 1850, cuando vivir en la Ciudad de México era una verdadera bendición del cielo, tanto por sus bellísimos paisajes como por su delicado clima, nuestro país apenas hacía 3 años que había vivido una de sus más grandes tragedias en su muy corta historia independiente. Después de la Guerra Mexico-Norteamericana de 1847, nuestro México había perdido MAS DE LA MITAD DE SU TERRITORIO.

El 13 de septiembre de 1847 se perdieron las batallas de Chapultepec, en la que murieron los Niños Héroes y la de Molino del Rey. EL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1847, SE IZA LA BANDERA NORTEAMERICANA EN EL ASTA BANDERA DE PALACIO NACIONAL y allí permanece, para nuestra vergüenza hasta el mes de junio de 1848, después de firmarse los acuerdos de Guadalupe Hidalgo, por los que México perdió la Alta California, Nuevo México, Arizona y Texas.
Pero como digo, nuestro país tenía que levantarse de la tragedia de haber perdido la mitad de su territorio y grandes proyectos se hacían en el año de 1849, a pesar de la escasez de recursos económicos.

Un hombre emprendedor y entusiasta de aquella época Don Mariano Ayllon invirtió toda su fortuna en el proyecto y obtuvo la concesión para construir un cauce fluvial navegable a través del ya existente Canal de la Viga, que iniciaba en la Garita de La Viga, cuya localización actual sería en el cruce de la avenida Morelos, Eje 3 Sur, con la actual Calzada de la Viga,  y terminaba en lo que era entonces el grandioso Lago de Xochimilco, aún ligado con el de Chalco
Don Mariano dedicó gran parte de su vida a esta obra, no con mucho éxito, pues terminó muriendo en la miseria.

Se tuvo que dragar el canal y darle el ancho necesario en algunas partes y claro, también fue necesario aumentar la altura de los puentes que lo cruzaban, todo esto permitió que el primer "Vapor" denominado "La Esperanza" al igual que el simbólico verde de nuestra bandera patria, surcara el Canal de la Viga, mediante un poderoso motor de 20 CABALLOS DE FUERZA Y UN CUPO PARA 20 PASAJEROS el 21 de julio de 1850, en un primer viaje desde el embarcadero de la Garita de la Viga hasta el poblado de Chalco.

Pero veamos lo que escribe en su artículo del Reforma Don Alberto Barranco Chavarría:

" ....y a esperar el último resoplido del silbato de vapor, en el preludio del largo "aaaaaaamonos" ordenado por el mismísimo capitán... a cuya seña la orquesta de proa se lanzaba al ruedo con la primera de la mañana."

"El anuncio de que voy a La Viga - escribía Don Guillermo Prieto-- siempre produce en mí una sensación nueva que rebosa vida y juventud, osadía y movimiento"

"El vapor General Santa Anna, anunciaba el Diario Oficial del 22 de octubre de 1853, está al servicio del público desde el sábado primero del mes, comenzando los viajes desde el Embarcadero que hoy sirve a las canoas, donde empieza el Paseo de La Viga*, hasta el pueblo de Mexicaltzingo, haciendo 2 viajes en los días de trabajo y 3 en los domingos y días feriados."

"En el primer caso (entre semana) el moderno navío con cupo para 200 pasajeros, que medía 25 varas de largo por 4 de ancho y con un salón con capacidad de 60 personas, salía a las 9 de la mañana y a las 3 de la tarde, regresando de Mexicaltzingo a México y tocando los mismos puntos intermedios a las 11 de la mañana y a las 5 de la tarde."

Bueno, pues allí tienen que el "moderno vapor" que surcaba las aguas del canal tardaba casi 2 horas en el trayecto de ida y 2 horas en el de vuelta, para un recorrido que incluía 5 destinos, salía de La Garita de la Viga y su primera parada era en Santa Anita, después Iztacalco, San Juanico y finalmente Mexicaltzingo, un trayecto de aproximadamente 7 kilómetros de ida y los mismos al retorno..

* Nota de 2009:
Aunque el texto de don Alberto Barranco Chavarría se refiere al "Embarcadero donde empieza el Paseo de la Viga", considero que lo más probable es que se tratara del Embarcadero  de la Garita de la Viga. Ahora que he revisado las fotos y las imágenes, me inclino a pensar que el punto de partida de los pequeños vapores habría sido en el embarcadero de la garita, debido a que los dos pasos inferiores del puente que cruzaba en ese sitio, tenían  una altura máxima bastante limitada que habría impedido el paso de tales embarcaciones de vapor. Aunque otros puentes, como el de Iztacalco fueron modificados para permitir el paso de los barcos, hasta donde puedo suponer, el de la Garita de la Viga no lo fue, según se aprecia en todas las fotos y litografías que existen.

 

Esta imagen corresponde a un acercamiento de la zona de embarque y los dos pasos inferiores de la Garita de la Viga, aproximadamente en el año de 1900. Se aprecia que la altura máxima de ambos pasos, no pudo haber permitido el cruce de los pequeños vapores. Para 1900, el ciclo de los paseos en barco de vapor se encontraba a punto de terminar, lo que significa que la garita nunca fue modificada.



En este acercamiento del puente de Iztacalco, que corresponde a una foto captada por William Henry Jackson en 1885; por el contrario de la foto de la Garita de la Viga, se aprecia que la altura máxima del puente permitía el paso de los pequeños vapores, como el que se aprecia en la litografía de Casimiro Castro, que aparece más abajo. Aparte de haber modificado el puente, el canal había sido dragado para darle la profundidad necesaria.



Con el tiempo se hicieron recorridos más largos que iban hasta Xochimilco y Chalco, según podrán ver en el mapa a continuación, que corresponde con la traza urbana de la Ciudad de México del año de 1970 y sobre la cual se muestra superpuesta en color azul tanto la trayectoria del canal, como los lagos interconectados de Xochimilco y Chalco tal como  existían en el siglo XIX.
 

MAPA DEL CANAL EN EL SIGLO XIX

Este mapa fue realizado en el año 2000 y como dijimos arriba superpone la traza urbana de 1970 (por ser menos extensa que la actual) con la traza del antiguo Canal de la Viga y la situación de los grandes lagos de Xochimilco y Chalco en el siglo XIX. En ella se muestran el Paseo de la Viga y el Canal de la Viga, sobre el cual navegaron pequeños barcos de vapor, y los nombres de los principales puntos de embarque y desembarque. Para esta fecha, 2009, hemos agregado un mapa más completo, de tipo interactivo, que nos permite superponer a voluntad, la traza urbana de acuerdo al "Plano de los canales que hay en el sur del Valle de México", realizado por el Ing. Tito Rosas en junio de 1869, sobre la traza urbana actual en vista satelital de Google Earth. Resulta interesante y a la vez emocionante ver de que manera se ha transformado la gran ciudad, pero que a la vez, aún conserva algunos vestigios de lo que fue en el pasado. Oprima aquí aquí para ver el nuevo mapa interactivo.


EL RECORRIDO Y EMBARCADEROS

El recorrido desde el pequeño muelle en la Garita de la Viga hasta el poblado de Chalco representaba aproximadamente 32 kilómetros de distancia.
El espectáculo a las orillas del canal era excepcionalmente bello, pues tómese en cuenta que los puntos intermedios eran pequeños poblados, fuera del límite de la ciudad y que por esos años todavía conservaba su aspecto lacustre.

Para poder tener una idea actualizada de lo que hablamos, debo explicar  que el embarcadero que existía a la altura de Fray Servando, era el inicio del Paseo de la Viga y se utilizaba para pequeñas embarcaciones como canoas y "trajineras"  En ese punto desembocaba también un canal mas angosto que se llamaba de Roldán (todavía la calle así se llama) y venía prácticamente desde los linderos de La Merced, a cuatro cuadras del Zócalo y por el cual navegaban las canoas, con todo tipo de alimentos y flores para abastecer los famosos mercados de El Parián,  El Volador y La Merced en pleno centro de la ciudad.

El grabado que sigue corresponde a la segunda mitad del siglo XIX  y es una obra de Casimiro Castro cuyo original permanece en el Museo de la Ciudad de México y apareció publicado entre los años 1855 y 1856 en la primera edición del Álbum México y sus Alrededores.
Es un trabajo excepcional que nos brinda  una vívida imagen de lo que era el Embarcadero de las calles Roldán en pleno centro de la ciudad.
 


La imagen corresponde al Canal de Roldán en la segunda mitad del siglo XIX, mostrando los puntos de embarque y desembarque de mercancías, para abastecer los mercados de la zona. Los puentes mostrados deben corresponder con los cruceros actuales de la calle de Roldán, con Corregidora (al frente) y con Soledad (al fondo).  Oprima aquí para ver esta imagen ampliada.


 

Mientras tanto, el embarcadero para abordar los pequeños vapores se encontraba al finalizar el Paseo de la Viga y precisamente en donde se ubicaba la Garita de la Viga.  En ese lugar se abordaban los mini barcos que realizaban los "cruceros" de placer a través del cauce navegable del Canal de la Viga.

 

Los puntos intermedios y escalas del paseo fueron, Santa Anita que todavía existe y cuyo cruce actual con la Calzada de La Viga es la Avenida Plutarco Elías Calles; Ixtacalco o Iztacalco, que existe y da nombre a una delegación del D.F., cuyo cruce con La Viga es a la altura de la calle de Tezontle; San Juanico, también existe aún como nombre de colonia o barrio y el cruce actual es más o menos a la altura de Río Churubusco (Circuito Interior) y Mexicaltzingo que parece que existe aún como nombre de calle y cuyo cruce con La Viga es la Avenida Ermita Ixtapalapa.
 


Esta litografía fue realizada por G. Rodríguez, quien logra dejar plasmada la imagen del pueblo de San Matías Iztacalco, tal como era a mediados del siglo XIX. El puente es el mismo que aparece en la imagen siguiente, mostrando un pequeño barco de vapor navegando por el canal después de cruzarlo y la iglesia es la de San Matías, misma que existe en la actualidad, sin mayores cambios.



Así que, cuando circulen por el actual Eje Vial 2 Oriente en su tramo sur, recuerden que alguna vez fue el bello Canal de La Viga por el que navegaban "vapores" y que tocaban "tierra" en los puntos intermedios que he mencionado y que como dice el escrito de Barranco Chavarría:

"La cosa era llegar a las 10 en punto a la Garita de La Viga y ordenar de inmediato a los lacayos de librea, bajar de la carretela, calesa, carruaje o quitrina, las canastas con el pastel de codorniz, salchichones, alcachofas a la portuguesa, pavos trufados, pechugas marinadas, espárragos en salsa blanca, queso de gruyere, pasteles de tejocote, cabujones de almendras y pasas, huevos reales, dulces de leche de obispo..... y naturalmente algunas botellas de chato amargo, Chateau-Margaux y de rojo Burdeos...."
"A veces convenía también llevar alguna vihuela o violín, además de naipes, catalejos y abanicos de la China..."

No cabe duda que era toda una excursión y un gran paseo... Viejos tiempos...que no volverán

Una vez que hemos podido ubicar la zona de la actual Ciudad de México, por la cuál corría el Canal de La Viga, seguramente querrán saber que tipo de "vapores" eran los que surcaban dicho cauce.
En realidad se trataba de grandes barcazas, movidas por motores de vapor, al estilo de los que navegaban en los ríos europeos en aquellas épocas. Recuérdese que el México de entonces tenía una muy marcada influencia francesa.
El Paseo de La Viga era de los preferidos de aquel entonces y concurrir allí en Viernes de Dolores era muy tradicional. Al finalizar el trayecto del paseo se tenía acceso a la Garita de la Viga y allí abordar los pequeños barcos de vapor. El costo del pasaje a Santa Anita o Ixtacalco en 1853 era de 2 reales y hasta San Juanico y Mexicaltzingo era de 3 reales.
Estas tarifas correspondían al servicio dentro del salón cubierto del navío, pero si alguien deseaba viajar en el lanchón de remolque y al descubierto entonces le costaba la mitad.

A continuación se muestra una litografía de la segunda mitad del siglo XIX, una obra más del gran Casimiro Castro que con la colaboración de Juan Campillo logró dejar plasmada esta bella imagen obtenida desde las alturas en un globo aerostático. En ella se aprecia con claridad como eran estos navíos propulsados a vapor. El original de esta obra se encuentra en el Museo de la Ciudad de México y apareció publicado entre los años 1855 y 1856 en la primera edición del Álbum México y sus Alrededores.
 


Esta es la única imagen que conozco, en la que aparece un pequeño barco de vapor navegando por el Canal de la Viga. Aquí aparece tras de haber cruzado el Puente de Iztacalco. La iglesia mostrada es la de San Matías, en el mismo sitio en que permanece, sin cambios, hasta nuestros días. Oprima aquí para ver esta imagen ampliada.



Es interesante observar el increíble paisaje campirano que se podía disfrutar en ambos lados del canal y la enorme cantidad de "pinillos" (clásicos de Xochimilco, según entiendo denominados "ahuejotes") que había entonces. Seguramente el sueño actual de cualquier verde-ecologista de los de verdad.
El paisaje mostrado corresponde al embarcadero de San Matías Iztacalco y pueden apreciar con toda claridad uno de los puentes que servía de acceso a la Iglesia del pueblo. Se aprecia también que dicho puente había sido necesario elevarlo lo suficiente, para dar paso a  la mencionada embarcación de vapor.

Considerando que a mediados del siglo XIX todos los medios de transporte dentro de la ciudad eran a base de tracción animal, el barco de vapor resultaba ser una alternativa de transporte bastante atractiva y viable.
El servicio de vapores que se inició en 1850, perduró casi hasta el final del siglo XIX, pero poco a poco fue perdiendo impulso y de manera fundamental por dos razones.

La primera que los ferrocarriles de la época, impulsados por locomotoras de vapor aumentaron su presencia en la fisonomía de la ciudad y eran además mas rápidos y eficientes y la segunda que las obras del desagüe que se terminaron también al fin de siglo (Gran Canal del Desagüe) para dar solución al gravísimo problema de las inundaciones en la ciudad, contemplaban la desaparición paulatina del canal de La Viga.

Como un dato curioso reproduzco una invitación de 1890 en la que se anunciaba pomposamente el inicio del servicio de vapores entre México y Chalco mediante un espléndido banquete al que acudiría Don Porfirio y miembros de su gabinete. Allí se puede apreciar otro estilo de barco, siendo la del frente la unidad de tracción y la de atrás el compartimiento para pasajeros.
 

VIAJEROS ILUSTRES

Oprima aquí para ver esta imagen ampliada.


De acuerdo con una reciente investigación  promovida por la
Fundación Ecológica Club de Patos Para el Rescate del Canal Nacional, A.C., les reproduzco los interesantes datos siguientes, que tienen relación con los mandatarios de este país que alguna vez navegaron el Canal de La Viga en aquellas en aquellos legendarios barcos de vapor:

"El Jueves 11 de agosto de 1853, el presidente General Antonio López de Santa Anna efectuó con su familia un viaje de casi 2 horas en el Barco de Vapor “La Esperanza” desde el Embarcadero de la Viga en la Garita, hasta el Pueblo de Mexicaltzingo, actualmente Calzada de La Viga y Ermita Iztapalapa, (7 Km Aprox.).
En 1869, después de 6 viajes de prueba, se invitó a hacer el viaje inaugural del Barco de Vapor “Cuauhtémoc” al presidente Benito Juárez García quien junto con otros funcionarios surcó las aguas del Canal de la Viga. Estando atracado el buque, explotó una caldera sin causar víctimas.
El Domingo 9 de marzo de 1890, se invitó al presidente General Porfirio Díaz Mori a la inauguración de 3 Barcos de Vapor que se pusieron en servicio entre México y Chalco (32 Km Aprox.), ofreciéndose un banquete en su honor quien ocupó el primero de los buques, de nombre “México”; el señor gobernador del Estado de México, el segundo, y el tercero fue abordado por periodistas y otras personas. Los 3 vapores zarparon desde el Embarcadero de la Viga a las 7 de la mañana, arribando el presidente al poblado de Chalco a la 1:30 de la tarde; el segundo llegó una hora después, y el tercero a las 7:15 de la noche.

Años más tarde, a principios del siglo XX, el Paseo de La Viga dejó de ser surcado por los pequeños barcos de vapor, pero conservó por un buen tiempo su atractivo como lugar de paseo en lanchas y trajineras sobre todo en Semana Santa, con la siempre tradicional conmemoración del Viernes de Dolores y también con la elección anual de la Flor más Bella del Ejido en el barrio de Santa Anita.
 

Esta fotografía fue tomada a principios de siglo por el artista alemán, naturalizado mexicano en 1951, Hugo Brehme (1882-1954), y publicada en su libro México Pintoresco (1923).


EL OCASO Y DESAPARICIÓN DEL CANAL


Finalmente para el año de 1921, las autoridades decidieron desaparecer totalmente el cauce del canal y darle paso a la selva de cemento y asfalto característica de la gran ciudad capital. Un dato curioso es que por esas fechas al inaugurarse la nueva Avenida de La Viga, los famosos Indios Verdes permanecieron en el mismo sitio que ocupaban al inicio del Paseo de la Viga desde 1901, después de que fueron desplazados del sitio de honor que algún tiempo ocuparon al inicio del Paseo de la Reforma.

En la siguientes dos últimas fotos se muestran claramente, tanto los Indios Verdes, como las obras de pavimentación y de electrificación para la línea de tranvías, que acabaría substituyendo aquellos, siempre recordados con nostalgia, barquitos de vapor que alguna vez surcaron nuestra ciudad capital.
 


Esta fotografía del primer tercio del siglo XX, muestra la situación de los Indios Verdes una vez que desapareció el Canal de la Viga. Si como se relata en algunos textos, se colocaron a principios del Siglo XX al inicio del Paseo de la Viga, este lugar mostrado en la foto,  corresponde con el cruce actual de la Calzada de la Viga y Fray Servando Teresa de Mier.


 

En esta segunda imagen se muestra desde las alturas, la posición exacta de los Indios Verdes (realzados mediante un círculo) y atrás la fábrica de ácidos denominada Beisk Feliza y Cía. Lo que se muestra es una vista parcial de una foto aérea capturada por la Cía Mexicana Aerofoto en 1932


.


Cuando supe por primera ocasión que alguna vez navegaron barcos de vapor por nuestra gran ciudad capital me causó gran sorpresa y asombro, ojala que alguno de ustedes que lea este articulo le resulte tan interesante como a mi me pareció.


Ir a:
Foto Galería del Canal de la Viga, 1855-2006
El Paseo y la Garita de la Viga, 1855-1900
Mapa Interactivo del Canal de la Viga, 1869-2009

Canal de la Viga Siglo XXI, Fundación Ecológica Club de Patos

 

 

Tu opinión es importante
Manda un mensaje


o haz contacto con:
Ing. M. Aguirre

 

Regresar a Con "M" de México ... D.F.

 Regresar a MEXICO MAXICO

  Ir a la Página Aguirre Botello

 

Derechos de Autor Reservados -
Última revisión: Martes, 28 Enero 2014.