www.mexicomaxico.org
NO DIGAN DESPUES... QUE NO LO DIJE AHORA.
(Para mis tres hijos, Maribel, José Manuel y Juan Carlos)
 Noviembre 11 de 1994.
   Página Principal Sección de Economía Tabla Inflación-Devaluación  Tabla Salario Mínimo Mapa del Sitio
  REDES SOCIALES
  
   
 



Autor:
Ing. Manuel Aguirre Botello
Noviembre, 1994

 

 

Eres el visitante:
 
desde Diciembre de 2002

 

Tu opinión es importante
Manda un mensaje


o haz contacto con:
Ing. M. Aguirre

 

 

 

  NO DIGAN DESPUES ...
  La Imaginación...
  Los Detalles...
  Empezar y Volver a Empezar..
  Obras Inconclusas...
  La Fuerza de Voluntad...
  Disciplina...
  Sentido de Responsabilidad...
  Autocrítica...
  Alternativas...
  Perseverancia...
  Tiempo...
  Camina, no Corras...
  Eficiencia y Eficacia...
  Más y Mejor...
  El Justo Medio...
  Un Sentido Común...
  Esperanza..
  Nada con Exceso...
  BUSCADOR DE TEMAS

 

 

SUGERENCIA

Si entras a esta página después de hacer  una búsqueda en Google o similar, utiliza Ctrl-F para localizar aquí el tema que buscas sin la necesidad de leer el todo el texto. Te ahorrará tiempo y la molestia de saber que el "buscador" pudo haberte conducido erróneamente a este sitio.
Si aún así no encuentras lo que buscas utiliza el:

Buscador de Temas

 

 

 

Hace algunos meses, le decía a José Manuel, (mi hijo) que había decidido escribir algunos recuerdos relacionados con acontecimientos y personas, que de alguna forma habían formado parte de mi vida.

Y le decía también, que siendo esto real o simplemente imaginado, por alguna razón, la letra "M", había tenido muchas veces, capital importancia en dicha relación; de tal manera que cuando escribiera aquellos relatos, lo haría dividiendo por capítulos y haciendo énfasis en todas aquellas "EMES" que dejaron alguna huella en mi vida.

Le decía también, que estoy consciente de que lo que logre escribir será de poca trascendencia; pues los episodios que me haya tocado vivir, son los mismos que pueda narrar un hombre común, como yo lo he sido. No habrá revelaciones importantes, ni influyentes personajes o artistas involucrados, como suele encontrarse en las biografías de políticos o gentes del medio artístico. Será simple y llanamente, una relación de acontecimientos vistos desde mi muy personal punto de vista.

Lo que sí sería distinto, sería la manera en que ustedes mismos, podrían agregar al final sus comentarios personales, sus recuerdos y quizá la propia versión de los hechos. Pues he pensado que sería interesante y a la vez justo, que al final de cada capítulo, miembros de nuestra familia, pudiesen agregar sus comentarios, si así lo desean.

Sería distinta también, la manera de escribir actual, si la comparo con la forma en que lo hacía hace más de 30 años, al escribir mi Tesis Profesional. Recuerdo que tuve que hacerla en su mayor parte de forma manuscrita, para que después mi hermana Elsa, me hiciera el favor de mecanografiarla varias veces hasta lograr la versión final.

Hoy por el contrario las Microcomputadoras (una de la EMES que cambió mi destino), me permiten escribir y al mismo tiempo ir revisando y corrigiendo sin tener que tachar, agregar marcas o asteriscos, como solía hacerlo cuando escribía a mano.

La tecnología de la información ha cambiado mucho en los últimos 15 años y continúa su marcha a gran prisa.

Pienso también que si dispongo del tiempo suficiente, buscaré la forma de agregar al proceso de textos que menciono, las gráficas, las fotografías y la música de la época, todo incorporado de manera digital. Cuando lo leas podrás a la vez ir echando una ojeada a las fotos o bien escuchar la música involucrada. ¿Llegarán a ser así los libros del futuro ya no tan lejano?

La Imaginación..

Esa facultad extraordinaria, que todos poseemos y que nos permite adelantar al futuro, (baste tan sólo con leer el párrafo anterior, para apreciar sus alcances) acariciar nuestros logros, poder verlos totalmente terminados y sentir el gozo de haber cumplido con algo que por alguna razón, nos hayamos propuesto hacer en la vida, es a la vez engañosa y traicionera.

Suele pintarnos muy fáciles de lograr, aquellas metas y objetivos hacia los cuales hayamos dirigido nuestros pensamientos.

Sin embargo la realidad suele ser otra muy distinta, cuantos preparativos previos, cuanto trabajo tedioso hay que realizar, cuantos detalles hay que atender, para realizar cualquier tarea, (bien hecha) que nos fijemos en la vida.

La imaginación es algo maravilloso, sin la cuál no sería posible realizar las cosas bellas e importantes de la vida. Por eso hoy aquí imagino desde ahora, cada una de aquellas etapas de mi vida, perfectamente escritas, bellamente redactadas, adecuadamente ordenadas y expresando claramente las ideas, que tantas veces mi imaginación me ha exhibido rápidamente y con nitidez en su pantalla interior, pero que ahora que apenas empiezo, me cuesta tanto trabajo describir con claridad.

En los proyectos de Ingeniería, que es mi profesión, se denomina Ingeniería Básica a toda la parte bonita del proyecto, es la parte imaginativa del mismo, es la parte en la que puedes darte el gusto de soñar.

Después cuando pasas a la Ingeniería de Detalle, es cuando sueles despertar, volver a la realidad, efectuar cálculos complicados, recolectar información detallada, comparar costos, coordinar, elegir, en una palabra es cuando sueles convertir el sueño, en una primera etapa de realidad, pues la etapa final será la Construcción, cuando el sueño finalmente se vuelve algo tangible.

Los Detalles..

Sin que pueda afirmarlo, yo supongo que todo en la vida pudiera ser comparado con el mismo patrón que viví por tantos años, en mi trabajo de Ingeniería Eléctrica. Cuando quieres realizar algo pasas siempre por tres etapas, la Imaginativa, la del Detalle y la Realización. Desde luego la etapa más atrayente, la más creativa, la más bella es la imaginativa, sobre todo sí como nos suele suceder a muchas personas, la vivimos intensamente. Pero considero que salvo opiniones, resulta ser la más fácil y a la vez como dije antes, la más bonita, pues  ¿cuantas veces te has encontrado con la terrible realidad de que lo que imaginaste, lo que soñaste, no resultó al final cuando ya está terminado, ser tan  bello o tan funcional como tu lo creíste?

Los detalles son los más difíciles...

He pasado meses recolectando la información que creo llegar a necesitar, rompiendo cajas llenas de papeles viejos y seleccionando sólo los que pienso que me pueden servir, he tratado de ordenar mis fotografías, mis discos, mis cassettes grabados, mis películas y transparencias, para poder consultarlos cuando sea necesario y debo reconocerlo, no lo he terminado aún.

¿Lo terminaré algún día?

¿Cuantas buenas ideas, cuantos buenos propósitos, cuantos excepcionales proyectos jamás se realizan por culpa de los detalles?

Reconozcámoslo, nuestro mundo vive de sueños, muchos de los cuales jamás se realizan.... por culpa de los detalles.

Empezar y Volver a Empezar..

La etapa más difícil, de cualquier tarea que nos propongamos, incluso más que los mismos detalles, siempre será su inicio. Cómo nos cuesta trabajo iniciar algo, cómo buscamos siempre pretextos para posponer el comienzo de las cosas.

Y sin embargo una vez que iniciamos y que encontramos el gusto que nos proporciona observar el avance de lo que estamos creando, paso a paso y con nuestro propio esfuerzo, cómo nos satisface; es cómo si no quisiéramos apartarnos de allí y continuar, continuar hasta el final.

No siempre puede ser así, por alguna razón otra cosa requiere de nuestra atención y tendremos que suspender... Cuando regresamos, ya nada es igual, tendremos que encontrar el hilo de las cosas y otra vez, que difícil resulta volver a empezar.

Obras Inconclusas..

Cuando era muy joven, (en los años cincuenta) me encantaba leer el periódico de los domingos, creo que El Universal, que solía mostrarnos en su sección de Urbanismo, los distintos proyectos,   que tenían los arquitectos más famosos del país para remodelar el zócalo de la Ciudad de México. Había proyectos de diversa índole, como los que deseaban regresarlo a su antigua fisonomía colonial, hasta los que planeaban construir un enorme estacionamiento subterráneo o bien una gigantesca fuente monumental.

No solamente no se terminaron, jamás se construyó ninguno de ellos; un buen día el zócalo de la Gran Ciudad de México, quedó constituido en una gigantesca plancha de cemento y que a su vez el vulgo popular denominó el "más grande patinadero municipal", que jamás haya sido creado. Y así permanece desde hace más de 30 largos años. Sea bueno o malo, siento que ese proyecto quedó inconcluso, se tuvo miedo de abordarlo y se optó por lo simple, por lo fácil, pero es evidente que no por lo más bello, como ameritaba la plaza principal de la Gran Ciudad de México.

Como éste caso, en la Cd. de México  hay muchos casos de ambiciosas obras viales o urbanas, que jamás fueron terminadas, como lo fueron el Primer Anillo de Circunvalación de los años 40's, el Viaducto de los 50's, el Anillo Periférico de los años 60's, el Circuito Interior de los años 70's o los Ejes Viales de los años 80's. Todas ellas son obras inconclusas. Jamás fueron terminadas en su totalidad.

Así como estos ejemplos de obras civiles, en la vida real de cada uno de nosotros, encontraremos decenas de obras de toda índole iniciadas, pero jamás concluidas. Obras o tareas que un día consideramos de primordial importancia para nuestra vida, que por alguna razón o sinrazón quedaron allí a medias, sin haber sido concluidas. Como decía al principio, algunas de ellas, las más, porque nunca pasaron de su etapa imaginativa. Tan sólo quedaron allí en nuestra mente como un bonito proyecto, quizá en alguna ocasión platicado y comentado con mucho entusiasmo ante nuestros amigos o seres queridos.

Algunas otras iniciadas y jamás concluidas por culpa de los detalles, o bien suspendidas y nunca mas reanudadas.

Bueno sería saber, que podemos hacer para evitar que esto nos suceda con tanta frecuencia.

Veamos a continuación algunos conceptos básicos, que de acuerdo  a mí no muy vasta experiencia, considero interesantes y pueden ayudarnos a concluir con éxito los proyectos que iniciemos:

La Fuerza de Voluntad..

No todos los seres humanos, por fortuna, nacemos con las mismas virtudes, todos somos distintos y eso como algunos lo aceptan, resulta ser el Milagro más grande del Mundo.

Por lo mismo, la fuerza de voluntad de la persona es variable, hay quién tercamente a lo largo de su existencia insiste y vuelve a insistir, hasta que logra su objetivo final y esto puede requerirle en ocasiones toda una vida. Su objetivo está allí y jamás lo pierde de vista.

¿Eso, es bueno o es malo?

Es bueno porque demuestra que su fuerza de voluntad es férrea e invariable, es malo cuando al no lograrlo no muestra tener otras alternativas y lo convierte en obsesión

También existen personas con poca fuerza de voluntad, fácilmente  se desalientan, son fácilmente influenciables por los demás y por el entorno que los rodea, frecuentemente dados a culpar a todos los demás de lo que les sucede o quejarse amargamente de su mala fortuna. Esos seres que tienen poca fuerza de voluntad, para lograr lo que se proponen, generalmente dejan sus tareas y sus obras inconclusas.

De allí la importancia de reforzar nuestra fuerza de voluntad, todos los días sin dejar de perder de vista, nunca, las posibles alternativas.

Disciplina..

Para muchos odiosa palabra, para otros, norma que rige todas las actividades de su vida, es algo que pienso, no se trae sino que más bien se adquiere.

La disciplina significa fundamentalmente que aprendamos a ser más ordenados y más juiciosos en el empleo de nuestro tiempo.

Es decir que estemos conscientes de que ese pequeñísimo período de tiempo del cuál disponemos en nuestro fugaz paso por la vida, debemos vivirlo de tal manera que hagamos todas las cosas que debemos, que queremos y que soñemos hacer; repartiéndolo de forma adecuada y ordenada, fijando las prioridades y sobre todo muy de acuerdo con la etapa de la vida que estemos cursando.

Lo anterior no implica que todo lo que hagamos en nuestra vida sea obligado; como digo, nuestro programa de vida siempre debe incluir, tanto las cosas de debemos hacer, como las que queremos hacer y por lo mismo incluye también el descanso, la diversión, el deporte y el tiempo para nuestras necesidades personales.

El Sentido Común y nuestra necesidad personal nos podrá indicar, cuanto tiempo es justo dedicarle al sueño, a la diversión y las actividades no productivas. 

Quién hace de la disciplina una norma que rige todos sus actos, habrá dado un gran paso que le permitirá iniciar, continuar y concluir siempre, las tareas que se encomiende o que le encomienden.

Sentido de Responsabilidad..

Yo no sé si el sentido de responsabilidad se trae, se adquiere o se refuerza de acuerdo con la forma y el ejemplo en que fuimos educados, pero lo importante en éste caso es saber que el sentido de responsabilidad es aquel que nos permite ser cumplidos en todos los actos que rigen nuestra existencia.

Implica estar siempre a tiempo para cumplir con nuestros horarios de trabajo, de escuela y de diversión. Implica cumplir con nuestras citas, sin importar el rango de la persona con quien la tengamos, implica dejar la diversión o el descanso, cuando el deber nos llama, significa ser responsables de nuestros actos y de nuestra persona y de las personas que tengamos encomendadas a nuestro cuidado, implica desde luego cumplir con los plazos que fijamos, cubrir nuestros adeudos en tiempo, no gastar más de lo que tengamos y terminar a tiempo las tareas que nos encomienden. Siendo responsables además sabremos hasta donde debemos llegar en cualquier acto que nos propongamos.

El sentido de responsabilidad nos hace diferentes y refuerza nuestra voluntad y nuestro programa disciplinario.

Autocrítica..

Cuando Maribel cumplió quince años, recuerdo que tenía que decirle algunas pequeñas palabras y lucir mis muy exiguas dotes de orador. Entre aquella avalancha  de quehaceres que tenía en el año 79, tenía que encontrar un tiempecito para escribir unas cuantas palabras y a continuación encontrarán ustedes lo que logré escribir y le dije en ese hermoso día tanto para ella, como para nosotros sus padres, sus abuelos y sus hermanos:

                                                                                                               13 de julio de 1979.

A TI MARIBEL,  HIJA QUERIDA..

Se que lo único que cabe desearte en éstos momentos, es que lo feliz que has podido ser en éste día, se prolongue durante todos los demás días de tu existencia. Esto, tenlo por seguro, será siempre el deseo de tus padres, que tanto te queremos y tanto te admiramos.

La costumbre indica que aproveche esta maravillosa oportunidad, para darte esa fórmula mágica que te ayude a conservar la felicidad; pero por desgracia esa fórmula infalible o no existe o yo no la conozco.

Somos nosotros mismos los que vamos labrando nuestro propio destino, y es por ello que si algún consejo tuviera que darte, te diría que en ésta época de vértigo que nos ha tocado vivir, procures encontrar en el transcurso de cada día, el momento de detenerte un poco.

Es un alto pequeño que conviene hacer para estar con uno mismo, es un momentito en el cuál puedas reflexionar, recapacitar, analizar, autocriticar, planear y meditar, respecto a lo acontecido durante ese día.

Si así lo haces, estoy seguro, que espiritualmente serás un poco mejor cada día y con ello te encontrarás también un poquito más cerca de la verdadera felicidad, que es la interior.

Ese es mi humilde mensaje .....
detente un momentito de cada día y ....PIENSA.

Hasta allí el mensaje. Hoy muchos años después sigo pensando igual, vale la pena encontrar un momento del día para estar con uno mismo. En aquellos años solía encontrarlo cuando manejaba sólo en mi auto y de preferencia en trayectos largos de carretera, ahora he encontrado una magnífica oportunidad de reflexionar y de autocriticarme, cuando camino por las tardes alrededor del campo de golf Resulta reconfortante aparte del ejercicio tener la oportunidad de encontrarse a sí mismo.

Siempre existirá el peligro de utilizar éste momento para compadecernos y justificar nuestras miserias, en vez de usarlo como autoanálisis y  autocrítica constructiva. Supongo que esto resulta inevitable cuando caminamos agobiados por una grave preocupación, pero aún así habrá un momento en que podremos ver las cosas más claras, con más tranquilidad y encontremos un camino positivo que les dé solución, en base a lo que nosotros seamos capaces de hacer, de  ceder o modificar en lo referente a nuestras propias actitudes.

La autocrítica nos ayuda a evaluarnos y encontrar alternativas

Alternativas..

Es necesario saber encontrar las alternativas, es más, tenerlas preparadas desde mucho antes de que sean requeridas, a fin de no quedar encerrados en un callejón sin salida.

Cuando Chela y Derek decidieron radicar en Querétaro, recuerdo que en las pláticas que tuve con ellos para ayudarlos a encauzar correctamente su futuro económico, les hablaba de "Nunca poner todos los huevos en la misma canasta.",  Derek, que no hablaba bien el idioma español, jamás olvidó el consejo y era chistoso escucharlo decir "hooevos misma canasta..ehh".

También sigo pensándolo ahora, es más siempre pensé así, no nos obstinemos, no nos desanimemos, no nos desalentemos cuando las cosas no salen como nosotros quisiéramos, utilicemos siempre las alternativas.

Las alternativas deben de tener lógica y razón de ser.

Una alternativa necesariamente nos desvía del objetivo que nos hemos fijado y quizá aumente el número de metas intermedias que debemos de cumplir para poder alcanzarlo, por eso lo digo, la desviación no debe de ser tal que nos aparte para siempre de nuestro objetivo. Una desviación de 90 grados o mayor, jamás nos dejará cumplir con lo que nos propongamos, más bien nos alejará irremisiblemente; mientras que una desviación menor de 45 grados tarde o temprano podrá corregirse y llevarnos a nuestra meta final, con más facilidad

Más claro, lo que trato de explicar es lo siguiente, si por ejemplo ustedes se desempeñan en el negocio de los medios de comunicación y aspiran algún día ser productores importantes de comerciales de televisión filmados en cine a muy alto costo, quizá de momento eso no pueda ser más que un sueño a futuro y por lo mismo, su alternativa viable por ahora sólo sea producir grabaciones en video análogo y posteriormente un siguiente paso sería en digital. Sin embargo lo que nunca deberíamos pensar sería por ejemplo, poner un puesto de tacos en la esquina como posible alternativa, podría ser buen negocio, pero nos conduciría irremediablemente por caminos opuestos a los que, en su momento deseamos llegar.

Ya lo he mencionado alguna vez, nuestro proyecto (Mario y Manuel) de construir algún día nuestra fábrica de motores eléctricos, nunca pasó de allí, era un sueño. Sin embargo nuestro primer negocio fue el Taller de Embobinado de Motores (Taller Eléctrico MyM), era lo que nos hacía sentir más cerca y acariciar nuestro objetivo, era una buena alternativa, era el primer paso y estaba bien encauzado, nos daría más experiencia y posiblemente capital para continuarlo. Nunca fue así, no era fácil, nuestro proyecto era poco factible, había muchas empresas mucho más adelante que nosotros, con experiencia, tecnología, personal y recursos que jamás tuvimos nosotros.

Por fortuna las alternativas nos condujeron por un camino afín, pero bien distinto del que habíamos soñado.

Con los años ví que habría sido un grave error si lo hubiese convertido en obsesión  y hubiese forzado el logro de aquel objetivo en un país como el nuestro, en el cuál la Industria resulta tan difícil, fundamentalmente por los problemas laborales inherentes.

La alternativa o alternativas que encontramos fueron substancialmente mejores y altamente productivas tanto en lo profesional, como en lo económico y algo más, quizá lo mejor de todo, en la diversidad de áreas afines en las que pudimos incursionar y que le dieron  ese toque especial a nuestro trabajo, que impide que uno jamás se aburra de él. Siempre cambiante, siempre proyectos y retos distintos, hacen la vida súbitamente más fascinante.

Obviamente, buscamos también alternativas en nuestra clientela y encontramos un justo equilibrio entre el trabajo oficial, en aquellas épocas bien pagado, pero con graves problemas de cobranza y el trabajo a particulares, no tan bien pagado, pero sin mayores problemas de cobranza. Es evidente que nunca pusimos todos lo huevos en la misma canasta.

Las alternativas nos abren cauces insospechados y nos conducen por ellos a objetivos que jamás soñamos y que resultan ser altamente gratificantes y compensadores de nuestras desdichas.

Hay que tenerlas preparadas para utilizarlas en el momento preciso, cuando otros proyectos nos fallan o se niegan.

Perseverancia..

Sí es muy importante perseverar, no de manera obsesiva, pero si perseverar para lograr tarde o temprano y con éxito tus metas intermedias o finales.

Dicen que el que persevera alcanza.

Perseverar significa levantarte cuando te sientes maltrecho y herido y sacar tu cara, mirar hacia arriba y seguir, por  muy dolido que estés y muy herido en tus más íntimos sentimientos.

No hay tiempo para compadecernos, hay que seguir adelante, a veces un paso más significa la diferencia  entre el éxito y el fracaso.

Tiempo..

Como decía al principio la disciplina, entre otras cosas, representa el manejo adecuado de nuestro tiempo y por desgracia nuestro paso por la vida (nuestro tiempo) es infinitamente pequeño, cuando lo comparamos con los tiempos astronómicos que rigen nuestro universo.

Somos infinitamente pequeños, altamente vulnerables y fugaces en nuestro paso por la vida.

Por lo mismo debemos guardar conciencia de ello; le decía a José Manuel, ya hace cerca de 10 años, con un promedio de vida de 65 a 70 años, disponemos apenas de 23,000 a 25,000 días para lograr nuestros anhelos y nuestros sueños. Si a ellos les quitas tus años de niño y tus años de anciano poco productivos. ¿Que te queda?

Si desperdiciamos nuestros mejores días, difícilmente lograremos cumplir con lo que soñamos.

El tiempo es oro.... ¿Será?....

Es más que el oro, nuestro tiempo disponible es el más valioso caudal personal con el que nacemos, dependerá tan sólo de nosotros, de nuestra inteligencia, la forma en que lo administremos y lo utilicemos.

No hay retorno... sólo tenemos un tiempo.. el nuestro, el que nos han asignado, para estar aquí y lograr nuestro sueños.

Por favor, no lo desperdiciemos...

Camina, no corras..

-Niño no corras porque te vas a caer-  suele decirle el padre al hijo cuando está pequeño y pienso que tiene mucha razón....

Aprendí a caminar por la Ciudad de México hace muchos años, cuando era segura y no había contaminación. Mi papá me daba dinero para comprar el abono del tranvía y podía moverme por toda la ciudad sin problema, siempre que hubiera alguna ruta de tranvías que me llevara.

Sin embargo aquella tarde yo quería saber que era la C.U. y estaba muy lejos, lejísimos. Me bajé en la esquina de Baja California e Insurgentes, (Panadería El Molino) que era el sitio donde daba vuelta el tranvía que iba por Insurgentes y de allí caminé a buen paso 16 Km. (ida y vuelta en total), para conocer las obras, impresionantes obras de aquella lejana época del 52, de lo que sería el majestuoso Estadio Olímpico y los Edificios de las Escuelas de la Ciudad Universitaria.

Que maravilloso espectáculo el de aquella tarde, nuestro México estaba construyendo aparte de un gran Estadio, en el que a la distancia parecían moverse como hormigas centenares de incansables trabajadores que laboraban ya a la luz de potentes reflectores, también los edificios de lo que sería la máxima Casa de Estudios de nuestro país; obras definitivamente muy avanzadas para su época. Nunca me he arrepentido de aquella larguísima caminata.

Dicen que -caminando se llega a Roma-, también dicen que -más vale paso que dure, que trote que canse- y también hubo un poeta que dijo que -se hace camino al andar-. Toda esta filosofía de los refranes pienso yo, que algo de cierto deben tener...

Y por lo mismo como dije arriba, procuré ser un buen caminante, pero no debo de negar que alguna vez también soñé con correr...

Mi papá me invitaba algunas veces, a ver las competencias nacionales de Atletismo, que se hacían en el pequeño estadio del parque deportivo Plan Sexenal y allí en verdad disfrutaba sobre todo de tres pruebas, los 100 metros planos, el salto con garrocha y los 400 metros planos. Esta última prueba, me parecía maravillosa, sobre todo por el increíble espectáculo que dan los atletas cuando los tienes a la vista, en el extremo opuesto de la pista; ese movimiento armonioso de sus piernas con el cuál parecen por momentos volar, es algo que en verdad resulta muy grato para la mente. Lo que no es grato es verlos llegar a la meta  físicamente exhaustos y si no ganan también moralmente deshechos. Pero como digo, verlos flotar a lo lejos es un espectáculo que siempre me ha gustado disfrutar. Es maravilloso.

Cierto día de 1950, en horario que no teníamos clases, fuimos a parar al viejo estadio "Salvador Camino Díaz" en el Casco de Santo Tomás del I.P.N. (ya no existe el estadio, sólo quedó el campo de fútbol y la pista, que se ve, desde el Circuito Interior), yo quería correr y le dije a mi amigo Fernando Muñóz -voy a correr los 100 metros , tómame el tiempo por favor-. El traía un reloj de pulsera con segundero, así que lo más probable sería que su lectura fuera errónea, así que cuando terminé la carrera y quedé verdaderamente agotado, me dijo que había hecho 12 segundos. Aquello no era tan malo, ¿estaba haciendo lo que hacían las mejores mujeres atletas de aquella época y sin entrenamiento? No podía ser cierto, mi amigo había leído mal. Lo cierto es que quedé verdaderamente exhausto por el gran esfuerzo desarrollado y pronto olvidé mis aficiones atléticas. Definitivamente correr no era para mí.

Por lo tanto, desde entonces preferí seguir caminando por la vida y creo que he sido un buen caminante, como lo fue mi padre...

Caminé por la escuela a buen paso y a los 21 años estaba ya fuera de ella, inicié mi trabajo profesional a los 19 años y también después de treinta años de caminata ininterrumpida, a los 49 años   estuve en posibilidad de retirarme de mi profesión.

He continuado mi permanente caminata por Querétaro y sin darme cuenta 13 años después, me encuentro con que he cosechado magníficos resultados tanto en lo económico, como en lo físico.

Así las cosas, ahora me entero que en años recientes, los médicos "descubrieron" que para conservar la salud y prolongar la vida, es mucho más saludable caminar que correr...

Y a mí desde hace algunos años, como profesionista, también me ha tocado comprobar con increíble similitud, que para llevar a buen fin, cualquier tarea que uno se fije en la vida, es mucho más saludable caminar que correr...

Por eso hoy, muchos años después de caminar por la vida, si tuviera que dar un buen consejo, les diría a mis hijos mayores, lo mismo que el padre suele decirles a sus hijos pequeños....    -Muchacho, mejor camina... no corras porque te vas a caer-...

Cuando caminas puedes sostener tu paso por largas etapas, sin bajar el ritmo y sin mayor cansancio, mientras que cuando corres te cansas pronto, quedas exhausto y lo que es peor fácilmente puedes perder el equilibrio y caer estrepitosamente.

Y hay algo más, si corres y en tu cansancio decides sentarte un buen rato para recuperar los bríos, es muy posible que incrédulo, a tu lado puedas mirar caminando....el paso firme de los triunfadores!!

En una tarjeta de felicitación que me hizo José Manuel en 1990, decía... -Padre...sigue caminando-  y resulta claro que escuchando su consejo, aún sigo haciéndolo.

Y es por esto que hoy y aquí, quiero ser yo quién les diga ..... -Muchachos, no se paren, sigan caminando, pero caminen duro, .........¡¡ al ritmo de los triunfadores!!

Eficiencia y Eficacia..

Hoy esta frase esta de moda y es interesante entender la diferencia.

En Ingeniería, la Eficiencia es la relación que existe entre la energía aprovechada y la energía consumida y su valor se da en porciento. Entre más alto es el porcentaje, más eficiente es el dispositivo. A la diferencia entre la energía consumida y la energía aprovechada se le denomina Pérdida de Energía.

El término Eficacia, en algunas traducciones de libros hechas en España, antes era sinónimo de Eficiencia.

Sin embargo, en la actualidad y para definir con más claridad el rendimiento de las personas, se ha querido diferenciar entre Eficiencia y Eficacia.

Una persona es muy eficiente, si aprovecha bien su energía. Todo el día esta activo, realiza multitud de tareas, y aprovecha su tiempo lo más que puede. Su Eficiencia es muy alta y su Pérdida de Tiempo es pequeña. Es eficiente.

Ahora bien, de todas esas tareas que realizó en el curso del día...¿Cuántas realmente fueron productivas? ¿Cuanto tiempo desperdició en transportarse de un sitio a otro por falta de planeación previa? ¿Estableció previamente las prioridades?  ¿Eran realmente necesarias algunas de las cosas que hizo en el día?.

Esa es la diferencia entre ser Eficiente y ser Eficaz.

Puedes estar en actividad permanente y sin embargo no ser eficaz. Si planeas y programas todas tus tareas con la adecuada anticipación y si aprendes a determinar correctamente las prioridades, seguramente que serás eficaz.

Más y Mejor..

MyM como dije antes, nació en 1957 en una accesoria de Canal del Norte 116, era el Taller Eléctrico de Manuel Aguirre y Mario Ramírez (Taller Eléctrico MyM) y para que MyM tuviera algún sentido, abajo del nombre poníamos Motores y Maquinaria Eléctrica.

15 años después, en 1971, y  sentado tras del escritorio recién comprado, que ahora usa Juan Carlos, me encontraba tratando de diseñar una tarjetita para promover las ventas de la Tienda de Material Eléctrico que acabábamos de inaugurar y buscaba la forma de darle el verdadero sentido que MyM habría tenido en el rápido desarrollo de nuestra empresa. Llegué entonces a la conclusión de que el verdadero significado debiera ser "Más y Mejor" y con esa idea el eslogan de la tarjetita rezaba:

RECUERDE MYM LE OFRECE MAS Y MEJOR CALIDAD, MAS Y MEJOR SERVICIO, etc. etc.

Con el paso de los años, (1997) han transcurrido ya 40 años de que un par de jóvenes ilusos, y una Papá (el mío), decidieron fundar aquel pequeñito Taller, con poco dinero y poca experiencia, pero con muchas ideas, ilusiones y deseos de progresar; y he procurado seguir aplicando nuestro viejo lema, pero no sólo para la venta de material eléctrico, motivo por el cuál fue creado, sino que en todas las tareas y trabajos que me haya tocado emprender, desde entonces.

Sabía que algo le faltaba y últimamente a raíz de que la utilización de la palabra Eficacia se volvió de tanta actualidad, (tanta que hasta libros completos fueron escritos con ese tema), es que decidí adicionarle un par de palabras y convertir nuestro lema en una verdadera fórmula del éxito:

 

                                 Eficacia = Más y Mejor por Menos

 

                                        E = M y M x -

 

Y así aplicando nuestra fórmula del éxito, tendrá el sentido que afanosamente busqué detrás de las Emes, que desde hace 40 años sirvieron de base para nuestro nombre y a la vez sin querer, para nuestro desarrollo.

 

                         Más y Mejor Resultado por Menos Esfuerzo

                         Más y Mejor Calidad por Menos Precio

                         Más y Mejor Equipo  por Menos Inversión

                         Más y Mejor Trabajo por Menos Tiempo

                         Etc.

En resumen

    EFICACIA = MAS Y MEJOR RENDIMIENTO POR MENOS DESGASTE

Así que no les extrañe si de ahora en adelante MyMx- se convierte en nuestro lema, nuestra marca de fábrica más preciada, nuestra norma de calidad y sinónimo de Eficacia....

El Justo Medio..

Excelencia, es la palabra que en la actualidad se ha convertido en obsesión y que suele regir la vida de muchas gentes y de muchas importantes Empresas y Centros Educativos nacionales e internacionales.

Sin embargo para mí y en el transcurso de la vida, he encontrado algo  que me parece más importante y más razonable que la misma Excelencia y ese algo habría sido la habilidad que pude desarrollar, para tratar de ubicarme en lo que  he dado por llamar........ el Justo Medio.

¿Habrá algún filósofo griego o ser inteligente que haya evaluado y explicado, este dichoso término?  Yo supongo que sí, pero la verdad es que no se quién, ni como, ni donde lo describa.

Durante años traté de explicarme porque siempre me obstinaba en encontrar esa posición y por que lo hacía.

Es que eres un mediocre....solía pensar, tratas de ubicarte en el medio de las cosas y eso no es correcto.

Un anuncio de periódico de una prestigiada cerveza y diseñado nada menos que por Abel Quezada, hace ya más de 10 años, rezaba lo siguiente:  NADA CON EXCESO.. TODO CON MEDIDA  y si no mal recuerdo mostraba a un grupo de Filósofos Griegos encabezados quizá por Platón, que alzando el dedo índice (Al igual que en el mural de la Escuela de Atenas de Rafael) expresaba dicho pensamiento. El recorte del periódico lo he extraviado, no lo encuentro, recuerdo haberlo recortado porque más que un anuncio de cerveza, me pareció que su significado era más profundo y de seguro por allí estuvo adherido en el pizarrón de la oficina durante algún tiempo y después se tiró.

El caso es que dicho pensamiento encajaba de maravilla, para fundamentar mi teoría del Justo Medio, pero como diferenciar Mediocre de Justo...¿en que consiste la diferencia?

Mi autoestima, aunque otros pensaran distinto, me hacía pensar que no había sido un Mediocre, a pesar de que siempre había tratado de alejarme de los extremos. De los excesos.

Buscando en mi pasado, lo primero que me vino a la mente, fue la Escuela y sabiendo que aunque no había sido un extraordinario estudiante, tampoco había sido un mediocre, se me iluminó el entendimiento y pude encontrar una explicación razonable y además para mi científica mentalidad, matemáticamente explicable.

La calificación escolar se define en base a una escala que va desde cero hasta diez, por lo cuál los extremos son el cero para Pésimo rendimiento y el diez para la Excelencia.

Un estudiante mediocre ubicará por lo tanto su calificación muy cerca de 5, que es el promedio de los extremos, o sea que su rendimiento será apenas del 50% y por lo mismo deberá considerarse Mediocre, incluso si llegara al 6 y pasara de año.

Abajo de 5 es Malo, pero arriba de 6 y menos de 8 será Regular.

Sin embargo, los mejores estudiantes, los Excelentes ubican sus resultados arriba de 9 y cerca del 10 de promedio.

Claro que ésta última situación es muy valiosa y debe reconocerse el tremendo, el gigantesco esfuerzo desarrollado por el estudiante para lograr su objetivo final de ser Excelente. Lo reconozco y me quito el sombrero ante ellos.

Pero como digo, me detuve un ratito y analicé mi pasado estudiantil. ¿Que clase de estudiante había sido?

Nunca busqué la Excelencia, es más jamás me interesó, no me sentaba al frente de la clase, pero tampoco al fondo, buscaba por lo general la tercera o cuarta fila y aunque en algunas materias llegué sin proponérmelo, a excelentes resultados, mi propósito fundamental fue ante todo aprender y cuanto antes pasar la materia. No quería perder mucho tiempo en la Escuela.

Nunca reprobé una sola materia en mi vida escolar, batallé algunas veces pero logré salir adelante.

Cuando en noviembre de 1956, estábamos todos felices por la terminación de cursos, alguien me preguntó que si sabía que había ocupado el segundo lugar en promedio durante los cuatro años de carrera. Recuerdo que yo le dije que no, pues aunque no sabía mi promedio, calculaba que no era muy alto. Sin embargo así fue, me había ubicado en el Justo Medio con un promedio de 8.25.

En verdad muy bajo para segundo lugar, pero es posible que en nuestra generación de electricistas no había genios, pues Ramón Magaña, primer lugar, tampoco llegó al 9.

Mientras tanto los mecánicos si tuvieron sus Excelencias, con dos estudiantes con promedio arriba del 9.5.

Pero lo importante aquí, es definir que es en realidad el Justo Medio y en que se diferencia de la Excelencia.

Así que llegué entonces a la conclusión de que ubicarse en el Justo Medio, al menos en el caso de la Escuela, consistiría en obtener un promedio que oscile entre el 8 y el 9, o sea lo que diríamos que representa un buen desempeño escolar y desde luego no mediocre.

¿Pero porqué creo que no es bueno buscar la Excelencia?

Yo opino, que la Excelencia se ubica en uno de los extremos y aparte de que todos los extremos son malos, para llegar a ella se requiere de un esfuerzo que es también extremadamente grande, digamos que excesivo, desgastante y que además crea tarde o temprano la especialización de la persona.

Se bien, que muchos no estarán de acuerdo conmigo, pero lo que digo es real. En la búsqueda de la Excelencia puedes arruinar tu vida.

De la Escuela, entre dos de mis compañeros de Generación  se dio una competencia a brazo partido para ocupar el Primer Lugar de la carrera de Ingeniería Mecánica y sufrían intensamente cuando no lograban obtener las máximas notas; al final como es de suponer, uno de ellos no lo logró, hoy es un hombre huraño que jamás ha convivido con nosotros.

Sin embargo, el caso que más me ha impresionado, fue el de Nadia Comanecci, la niña gimnasta que asombró al Mundo con su perfecto desempeño en los Juegos Olímpicos de Montreal. Obtuvo 10 en varias pruebas y eso era algo nunca visto, algo extraordinario, un claro ejemplo de la Excelencia. Pero a pesar de aquellos éxitos su vida era triste, no tuvo niñez, no tuvo adolescencia, era una mujer especializada en Gimnasia que entrenaba a mañana, tarde y noche en busca de la perfección. Es muy posible que poco supiera de otras cosas de la vida y viviera triste a pesar de sus triunfos. Poco tiempo después acabó huyendo de su país de origen, entonces socialista, para terminar casada con el hombre que quería, olvidándose así de la Excelencia en el deporte y convirtiéndose en un ser humano común y corriente.

Los casos son frecuentes, atletas, artistas, científicos, etc... que finalmente terminan huyendo de la Excelencia.

El desgaste para lograrla es excesivo, la especialización les impide experimentar en otras áreas del conocimiento o bien del entretenimiento y por lo tanto, pienso yo, que no se justifica.

Es mejor, según mi punto de vista, tratar de ubicarse en el Justo Medio, que requiere de menos esfuerzo, nos permite llevar una vida normal, disfrutando de lo que debamos disfrutar y desde luego nos ayuda a TERMINAR SIEMPRE LAS TAREAS QUE NOS ASIGNEN O QUE NOS PROPONGAMOS, fundamentalmente porque nos aleja del afán de perfeccionismo.

El Justo Medio es símbolo de Eficacia y te da la oportunidad de incursionar en múltiples áreas del conocimiento, sin tener jamás la exigencia de ser perfecto e infalible y por lo mismo con mucho menos posibilidades de dejar tus obras inconclusas, aún cuando no sean obras maestras.

Un Sentido común..

En términos prácticos, podríamos definir el Justo Medio, como aquella posición que te ubica apenas un escalón abajo de la Excelencia, sin embargo en cada caso específico tendríamos que evaluar con cuidado si efectivamente nos encontramos en él.

Quizá eso sea lo más difícil, desarrollar la habilidad para ubicarnos allí. Decíamos al principio que NADA CON EXCESO, TODO CON MEDIDA, sí muy bien, pero ¿cuál es la medida?

El caso de la Escuela es simple, porque existe un procedimiento expreso para evaluar el nivel educativo en que nos encontramos, mas no resulta tan fácil ubicarlo en la mayoría de los otros casos.

Lo que llamamos el Sentido Común, es un sinónimo de lógica comparativa, de razonamiento autocrítico y creo yo que es la mejor herramienta para lograrlo.

Ya decía arriba, que detenernos un momento del día para hacer una autocrítica sana de nuestros actos, nos ayuda a encontrar soluciones y alternativas, pero también a evaluarnos.

Es allí donde debe encajar nuestro Sentido Común, ese sentido especial que nos permite comparar lo que hago, con lo que debiera hacer y por lo mismo determinar el grado de corrección que debo aplicar o simplemente continuar sin cambios.

Siempre me sorprende encontrarme, que casi todas las cosas de este Mundo, se rigen por patrones similares y que en este caso específico, el Sentido Común, nos transporte a compararlo con el Principio de la Retroalimentación, que es el que rige el comportamiento de todos los dispositivos automáticos de control.

El Sentido Común sería equivalente en dado caso a nuestro Detector de Error, la serie de situaciones y acontecimientos vividos es nuestra señal de Retroalimentación de Información, y nuestros principios, nuestras metas, nuestros propósitos equivaldrían a nuestro Patrón de Referencia.

Nuestro Detector de Error (Sentido Común) compara la señal de Retroalimentación recibida (Acontecimientos) con el Patrón de Referencia (Metas) y evalúa el error, nos lo indica y nos ordena la corrección necesaria. Así de sencillo

La principal diferencia radica en que el dispositivo automático ordena la corrección y siempre se cumple la orden y por el contrario, en nuestro caso, el ser humano suele desobedecer las ordenes que recibe a pesar de la inminente advertencia del error.

Hagámosle caso al Sentido Común, creo yo que es el que más nos ayudará a encontrar los niveles adecuados de disciplina y manejo de nuestro tiempo, que finalmente nos ubicarán en el Justo Medio de nuestra propia existencia.

Esperanza..

La Esperanza es lo último que muere...

Estará allí como algo luminoso que brilla al final del túnel, es la luz que ilumina la vida de los seres que cultivan la fe y que muestran cara optimista, aún ante las peores etapas de su vida y ante sus más graves desengaños.

Estará allí siempre, como algo intangible, que cuando menos lo esperes, podrá volver realidad tus sueños más preciados.

La Esperanza es......Dios.

 


Se terminó de escribir el día 2 de septiembre de 1997.
Mi preocupación ante las múltiples tareas inconclusas que cada uno de nosotros solemos tener, me impulsó a escribir un poco (poco?) sobre éste difícil tema y tratar de plasmar aquí lo que diría que es mi propia experiencia. No pretendo decir que todo lo expresado sea totalmente válido, pero es mi punto de vista y en base a experiencias vividas, probados los resultados.

Corresponderá a ustedes, confirmarlos y enriquecerlos.

Les pido disculpa por referirme con tanta frecuencia a mi propia persona y mis vivencias, pero no tengo otros ejemplos válidos en los que pueda apoyarme. Después de todo, lo único que he tratado, es transmitirles mi propia experiencia de tal manera que.............¡¡NO DIGAN DESPUES....QUE NO SE LOS DIJE AHORA!!

     MAB.                                                                                             MyMx-


Recientemente pude encontrar el cartón de Abel Quezada al que me refiero en el texto, lo pueden ver a continuación:


Nada con exceso ... todo con medida.

 
 

Tu opinión es importante
Manda un mensaje


o haz contacto con:
Ing. M. Aguirre

 
Regresar a
Economía

 
Regresar a MEXICO MAXICO

Ir a la Página Aguirre Botello

 

Derechos de Autor Reservados -
Prohibida la reproducción sin permiso del autor

Última revisión: Miércoles, 03 Febrero 2016.